junho 2019

El trabajo del arte en la educación

El Trabajo del Arte en la Educación

Filosofía del Conocimiento Indeseado

Resumen

A discussão proposta neste artigo tem como aporte a dimensão social do trabalho proveniente do pensamento marxista em sua categorização da totalidade. O pressuposto totalidade  faz entender que o trabalho da arte está incluido no proceso educacional no sentido amplo de pertencer ao pressuposto histórico das relações sociais onde o sensível, a técnica e a arte estão unidas para a formação humana. Evidencia-se que o o trabalho tem característica ontológica, do fazer humano, de sua arte no sentido estético para o bem social. Se considera que com a divisão social do trabalho, a arte é posta fora do trabalho e do campo da formação integral na praxis educacional. O trabalho é  subdividido, e a educação no racionalismo se faz na divisão mais aguda através da disciplina, onde se separa os estudos em clases por considerar que sejam suficientes em si mesmos. Não obstante, o sentido completo e complexo da existencia em relação ao valor ético e estético, fundamento do trabalho em relação à produção do conhecimento está impregnado com a arte. Deixa-se a pensar que potencializando a arte no estatuto de formação completa – da filosofía da praxis -,  a formação se faz integral compreendendo o sensível como aporte necessário. Em uma sociedade subdividida em clases, a divisão do trabalho com  o movimentação do capital diminui o processo de sensibilização. O racionalismo que compartimenta o proíbe, e, portanto é indesejado. Além disso, em se considerar o trabalho e arte unificado, trabalho, portanto, sensibilizado e a arte en sua dimensión simbólica é indesejado para o capital, motivo porque a sensibilidade em arte se estrutura no sentido ético, político, crítico da realidade, no compartilhar saberes e ao mesmo tempo se faz omnipresente na praxis social.

Palabras-Clave:Arte, trabalho, formação sensivel, educação, praxis social. 

Abstract

The argument regarding this study in this paper is social contribution of the work from the Marxist thought in their categorization of totality. The budget does understand that all artwork is included in the educational process in broad sense of belonging to the historic budget social relations where the sensitive, the technique and art are includes to the human. Budget work has its ontological feature of human doing and his art in the aesthetic sense for social good. It is considered that the social division of labor, the art is put out of work and the field of comprehensive training in educational praxis. The work is subdivided, and education in rationalism is most acute in the disciplinary division, where the studies are separated into classes considered sufficient in themselves. However complete and complex sense of existence in the ethical and aesthetic value, the basis of work in relation to knowledge production is imbued with art, was left to the potentiates think the statute of complete training – the philosophy of praxis – the training is comprehensive and sensitive understanding the necessary input . In a society divided into classes, in the division of labor with capital mobilization diminished the sensitization process. The rationalism that forbids it compartmentalize therefore unwanted.  And yet, in is considered and unified art work , work , therefore , sensitized and art in its symbolic dimension , it is undesirable to capital budget art sensitivity is structured in the ethical sense , political , critical of reality, sharing knowledge in social, while it is ubiquitous in social praxis.

Keywords: Art, work, sensitivity training, education, social praxis.

El arte en el trabajo

            El trabajo no está desvinculado del arte por ser la arte la manifestación del humano en toda su plenitud, y el trabajo la acción necesaria en búsqueda de garantir la vida. El vivir se hace en las relaciones sociales, del sujeto en el mundo a compartir sus entendimientos del real. Marx (1844) en su primer manuscrito económico y filosófico dije que el sufrir del obrero se manifiesta con la pérdida de sentido del trabajo, por cuanto sea el trabajo hecho con toda diversidad, natural, espiritual. El hacer en el trabajo se compone de todo o más con deber individual al social, que eso hecho lo es retributivo del trabajo.  Las cosas de la vida son hechas para el conjunto social y a partir del social y de su presencia real, histórica. En eso sentido el hacer humano es hacerse omnipresente en el mundo, integrado a lo sentido completo de ser humano.

            La educación posibilita construcción de perspectivas para el trabajo y el arte hace la configuración del sensible en la actividad humano productivo. El arte, en la perspectiva de la producción estética y creativa del humano está presente en todas manifestaciones del trabajo. A decir que la sociedad sigue estético pero siempre lo fui porque el trabajo humano es fundamentalmente artístico. Un hacer complejo que es extendido objetiva e subjetivamente en la vida del humano. La praxis humana en sentido claro es la expresividad artística, que en su acción construye el otro como también el asimismo. La definición del trabajo en su totalidad tiene la representación simbólica e subjetiva del mundo haciendo medios para que la necesidad de la sobrevivencia sea posible. 

            La viabilidad de la existencia está integrada a la acción práctica y teórica es, en el mismo la realización del educativo. Comprendiese que el proceso educativo está entrañado históricamente, desde el trabajo propiamente, en la posibilidad de la formación del humano en el sentido de hacerlo señor de su actividad productiva en medio a la sociedad. La educación es entonces esta posibilidad de conjugación en el trabajo material/inmaterial, prevención de contra a los males y a favor de la sobrevivencia hecha con arte, en el sentido del hacer mismo. Así, el proceso educativo es formativo del humano para la sociedad, tiene fondo ético e se hace especificidad del educador. 

            La negativa de manifestación causada por innúmeros determinismos sociales y políticos dan cuenta de que la presión que disminuid el proceso de sensibilización está arriba de las condiciones existenciales. Lo que puede traducir el silencio del derecho de hacer, de compartir conocimientos muy evidenciados en el capitalismo. Dussel (1973) presenta que el silencio percibido es al menos la consustanciación de la necesidad de escribir, que el sentido humano son sus marcas en el tiempo. Es en el silencio de la escrita que se han levado al otro los saberes del sensible, que son por así dinamizado de forma social. “Hay muchos tipos de ‘silencio’, es decir, hay muchos modos de permanecer ‘callado’” (Dussel, 1973, p.13), pero en la socialización sensible comunitario también se calla porque también produce la identificación del sujeto del silencio.  

            Para nosotros la comunidad de los pares son aquellos que se juntan en se manifestar. Profundar en el suelo limpio y amplio de la conciencia cultural, en las percepciones de identidad. Lo que dice Dussel (1973) en su filosofía de la liberación es el encuentro entre pasado y presente en la capacidad de movilizar el sentido y lo significado de la existencia con la documentación viva, en la escritura, en el tiempo. De dónde se parte para la discusión, para el aprender ser humano necesita, en su plenitud, el compartir saberes con aquellos que se pueden compartir, o que se ofrezca condiciones sociopolíticas para tanto. Así es la vida en el trabajo con enseñanza sobre los procesos técnicos, de uso de las herramientas, de protección de saber dónde poner al fin, de manutención, de mejores medios de hacer el trabajo, de pulir y de llegar a un virtuosismo profesional, de hacerlo en conjunto con los demás, de le conocer significados y sentidos y mucho más. El trabajo es un ben social para la sociedad. 

             El trabajo por sí mismo en cuanto esfuerzo, en definición de resultados es operación límite del aprendizaje, y en su proceso de hacer es colectivo, de tal como se da en su origen. Para Marx (1844) la acción del trabajo está conjuntada por adicción del hacer histórico del humano, de hacerse para la humanidad.  En la operación del trabajo, en el desarrollo de su técnica, de la codificación de los movimientos corporales, de la definición de un espacio operacional con mayor valor, las herramientas empleadas, y todos los medios de la división del trabajo conjunto y de seguranzas de su complejidad, las condiciones operativas son marcas indelebles profundizadas en el conocimiento. El arte en el trabajo no está disociado de la historia del saber humano en realizar la vida, en su plenitud, en su totalidad laboral.

            La arte de ayer y la de hoy en el histórico tiene el mismo sustrato etimológico, el hacer con las manos, demarcar lo territorio esencial de la creación en dirección a la sobrevivencia. El desarrollo del trabajo y actividad artística está integrado. Tratase de la conjugación de la actividad productiva de vida en su modo de hacer, de la cultura, del ritual en el sentido del transcendente. En la praxis esto es la determinación de uso de la cultura, del hacer como garantiza de poner la sobrevivencia humana en el aprender cómo y hacer en directo la vida. “Hay una naturaleza ideal del ser humano y la cultura significa el esfuerzo prolongado, vigoroso y consciente para alcanzar este ideal, para acordar el proceso real de vida con el más alto potencial de la vocación humana”. (Bauman, 2002 (a), p.106). Hay entonces una ontología correspondiente a esta categorización de una cultura a ser validada, conocida en cuanto sea un ideal subliminar. De tal transcendente ser que lo busca en la tierra el cielo de su hacer. De equilibrio entre el posible y el innominado. Por lo tanto, el aspecto inmemorial de esta transcendencia es artística hecha en la sensibilización de los modos del trabajo, de su técnica y de su aprender. La sensibilización de la vida con el repertorio del posible, de la acción. Así el aprender tiene, en las múltiples determinaciones el hacer crítico, la condición de la mejoría en las contradicciones y su superación frente las dificultades operativas del arte del trabajo, de la construcción de la vida para el colectivo.

            La arte fincada en la dimensión del trabajo está definida en su sensibilización, en una ética que transpone el singular del sujeto abstrayendo su acción en dirección a la totalidad de los humanos. En contrario a lo colectivo, en el real pensado, el sujeto non podría provenir el mundo sino con    la razón y el arte, e esto demanda el aprender, el hacer cómo, hace cambios necesarios para el fortalecimiento ético, de lo proceso educativo que posibilita la formación subjetiva a partir de los simbólico poniéndose medio de proliferación del saber.

            La crítica del conocimiento adquirido en el proceso a que llegó tal crítica, está al servicio del pensamiento humano en toda su génesis histórica.   En el concreto inmediato, la cosa mercadoría no es apenas cosa útil sino entregue al todo concreto de la humanidad, cómo bien social producido. Tiene el intrínseco presupuesto a ella inherente de ser en lo mismo funcional y útil teniendo como meta definida el uso humano, intrínseco al tiempo histórico. En el tiempo histórico, de vivencias sobrepuestas de los procesos que la promueven, la cosa forja la síntesis del conocimiento. 

Trabajo del arte y las relaciones con la política educacional

            El trabajo del arte en la educación está relacionado al político, en la definición de retos a ser tomados a todo lo agrupamiento humano relacional. A decir, la educación está en la posición de mantener el saber en dinámico proceso de mudanzas. La educación es por tanto mudanzas arrestadas de saberes múltiples aplicados en la vida. El trabajo del arte en la educación relacionase a las políticas públicas, en el la aprendizaje de los conocimientos ulteriores y en su socialización. Las políticas públicas en educación provienen de las condiciones necesarias para la formación adjunta del sujeto en su relación productiva en el mundo social. A praxis pedagógica se refiere a la teoría y práctica conjugada una e otra à la percepción activa, crítica de la relación del proceso educacional.

            Las movilizaciones en torno de superar los preconceptos están en la boca del educador, se asoman a una realidad que está dividida entre a los que pueden y no pueden participar del proceso educacional en lo modo de producción capitalista del conocimiento. El capitalismo por su característica separatista imposibilita la conjunción de saberes en una ética del humano relacionado a la vida. Tornando-se, contrariamente a eso, una ética cosificadora, una fábrica de los intereses inmediatos y de futuro haciendo separados las culturas diversas, los modos de hacer, en resguardo y protección de saberes individualistas. El otro es pieza de movimiento, tornado estrategita para alcance de metas particularizadas con el intuito de hacer solamente a si el bien. Un bien traficado a si de la multiplicidad de la vida en el diverso es una traición a la humanidad en el sentido extensivo del trabajo ser socialmente un bien de todos.

            Lo que era común se presenta, en nombre de la libertad personal la propiedad, la acumulación como bien proprio, honor de conquista, merito del “yo”. Pero, la sociedad no es una asociación de protección de intereses del uno, se hace unificación del todo para lo todo. Sin embargo, en la perspectiva de la Educación, de que todos tengan los derechos mismos del saber, el compartir es promover cambios de actitudes y valores con acción participativa, esto es en conjunto, en la práctica social. 

La sensibilidad, categoría necesaria del trabajo

            La dimensión sensible tiene en el aprender el referencial de dónde se parte, del contexto social, político y económico que trazan los retos concernientes de una omniolateralidad de la educación. La formación a través de la universidad de acuerdo con las premisas de Humboldt, del estudio, pesquisa y extensión tiene en esta base la orden principal en el mundo occidental. La estructura universitaria es proveniente del arte, Farr (2010). Entiende que se muestra tal sustentación en la definición anterior del arte en cuanto se presenta técnica, poniendo herramientas para su desarrollo, como enseñanza propiamente para el alcance del hacer, la pesquisa de materiales, el uso de todo tipo de medios para su ejecución. En el mundo compartido, la arte es más especialidad que envuelve la sensibilidad como trampa de percepciones, juego de ilusión, objetivamente simbólico. La arte, por lo tanto definió los aportes curriculares para la organización del mundo científico, académico.

            Considerar el trabajo del arte en la educación en separado, dividido en el proceso educacional es lo mismo que tratarla con sustancia de transversal del formativo. La formación no puede ser direccionada a uno definido punto funcional y útil. Inserida en el contexto del aprender, de lo conocer, del saber artístico, de algo paralizado. La arte participa integralmente del proceso pedagógico como condición formativa en su totalidad para el trabajo. 

            Desjuntar la arte del trabajo, de la enseñanza en el racionalismo pedagógico en su división de clases, es lo mismo que prohibir la formación completa del sentido y significado del trabajo en su plenitud humana. A pesar de considerar la tarea de sensibilización una inutilidad, esto en el racionalismo, en la división del disciplinario, la arte está presente en todas las acciones pedagógicas. Presente en las disciplinas en el movimiento de presentarlas y de construirlas. 

            En la antropología, en la historia social el utilitario, la herramienta, el proceso extractivita, en considerar la técnica de la caza, de construcción del abrigo son repertorios de toma de posición ética para el bien común, en lo mismo son actuaciones materiales y inmateriales estéticas, ocupadas en el hacer sensibilizado. Lo proceso cultural en esto sentido del aprender para la vida es el aprender educacional que tiene en el mismo la creación, el inscripción del simbólico como sustancia del estético, de la busca del bien, que lo sea parameado de significaciones entre el racional y el sensible.

            Por lo tanto, la arte constructora del artefacto esté embazada en la construcción y representación simbólica, en el descernimiento, formación subjetiva, presente en la estructura educacional. El proceso operante de la cultura en el desarrollo humano, en su definición ontológica del ser en el mundo es representado en la función y en las contradicciones del proprio vivir.    

            El sentido de la praxis (Sánchez Vázquez, 1999) se integra à una realidad establecida en las relaciones humanas. “La praxis del hombre no es una actividad práctica opuesta a la teoría, sino que es la determinación de la existencia humana como transformación de la realidad” (Kosik, 1967, p. 20), y el entendimiento, de la educación transformadora, de humanización a través del arte – como parte esencial del aprender – el sujeto tiene en el trabajo su determinación. El sensible no más abstracto, pero práctico en la actividad social del trabajo. La praxis se hace también en el sensible que es subjetivo. El pensar subjetivo, en su acción subjuntiva se presenta denotativo del descernimiento presente en la estructura educacional para la formación integral del humano. Tuénese, así, como perspectiva del trabajo la dimensión de su proceso, de una estética en su modo, de ser sensible proveniente del principio educacional en nortear los procesos humanos en la actualización histórica, en la praxis pedagógica. Enseñar, pero hacer presente lo sensible como categoría esencial de formación. 

            Es el constructo de que el trabajo no es separado de la visión del mundo, que la percepción del real en la fundamentación de la formación es vinculada en teoría y práctica como praxis humana. O sea, el trabajo no es en separado del sensible en la dimensión de la producción de la existencia humana en sus múltiples determinaciones. En el todo, representa que la educación en separada de la comunidad no se completa, criase el hueco de una esperanza sospechosa, excluyente. 

            La praxis social del educacional sustentase en la tesis de que no es posible al humano sobrevivir sin darse cuenta del diverso, y que por tanto, lo que hace, lo que aprende hacer, lo que en simbólico presenta como motivador del subjetivo es una condición de su continuo existencial por lo compartir saberes en la expectativa de que la técnica y la teoría puedan ser compartida y por eso, ampliada en su multiplicidad. 

El indeseado sensible en la práctica laboral

            Entre el trabajo vivo que se hace en la actividad productiva y el trabajo intelectual todo ellos están contiguos con el avance del capital. En tal perspectiva, presupone la dupla dimensión del trabajo – de ser colectivo y lo mismo individual, de hacer un bien personal pero social, de ser listo, pero complejo, de tener en su desarrollo el proceso histórico y en lo mismo de hacer nuevo, de tender a un inmediato esperado y a una condición futura, de ser técnica y de ser arte, de tener el racional como primacía y al mismo tiempo de ser estético, de buen acabado y lo mismo de ser diferente, de ser reconocido y de ser bello.

             El duplo está presente en la vida del hombre en su sustancia relacional, y en el trabajo. Se impone que la producción del simbólico y la producción de la mercadoría están presentes al desarrollo integral del sujeto, conocidas en el análisis de las transformaciones del proceso formativo. Decurrentes de la racionalización del mundo del trabajo en la ascensión del capitalismo reflejada en las relaciones sociales, las determinaciones de la producción material en el régimen de la acumulación capitalista es hecha en la división del trabajo. Son determinaciones ocupadas por el capitalismo a partir de los aportes del racionalismo aristotélico. A partir de Amaral Filho (2003) la renuncia de Platón a la arte es su subyacente condición esclava no partícipe de la ordene racionalista del honor del cuerpo en la guerra, de no ser sino ornamento quizá alegoría del hombre libre, del hombre aristocrático.

            La enseñanza racionalista se hace definida en partes del disciplinario. Lo que era conjunto se separó en partes y en sus partes perdiendo sentidos y significados, no conociendo más a la totalidad. Las partes tendrían a tener partes menores y aún menores que conformarían una totalidad de las partes, pero abstracta, no real concreta. El pensamiento cartesiano posibilitó en su método, una dimensión separada del todo, la potencializando el ideológico racional. Una dialéctica racionalista, numeral del real, abstracta. 

            La reproducción de la mercadoría, desde su forma configurada en análisis de las técnicas científicas, de su razón, en la sociedad, está implicada contrariamente a un mundo menor. La reproducción de la mercadoría es desasociada de la actividad laboral en el sentido de su unidad de desenvolvimiento completo, hecha en el trabajo. En el sentido artístico, la pérdida del aura de Benjamín entre las contra facciones de la producción se parece como en Hegel (1996) con la muerte del arte. Presupuesto que entre pérdida y gaño el sensible no es reproducido, pero la estética es.

            El marchand de Artaud en su Le Jet des Sang hace la venta del obra artística y el mismo de la estética. Pero es la estética en cuanto sea estructura racionalista de medidas y medios, de mesclas de colores, de estilos, de formas que son el producto. Por otro el subjetivo, del autor, de la historiografía del tiempo subdividido, de períodos de maneras y non su complejidad artística. Las ganancias con el arte son superiores a lo rato espacio de producción de mercancías comunes. 

            El opulento tiene de todo, se hace señor del mundo y al mismo esclavo del. Tener es su arrogación a los dioses de la mercancía, pero haciendo así se hace preso en sus deseos vanos. La arte puesta como una sugerencia simbólica de poder también es imposible, pero se insiste. El pensamiento en Marx (1844) tiene la contraparte de aquel que no tiene los medios, está imposibilitado, el obrero que solo el suficiente se le basta para vivir y un vivir en el querer vivir para tener.  

            Hay en la modernidad una pierda de espacio intelectivo mucho amplia de la percepción del trabajo, para Antunes (2002) el trabajo es extrañado (en el sentido de puesto fuera de las entrañas y en el sentido de admiración) al trabajador que no le puede ver como algo suyo, hecho por él presupuesto el trabajador es cosificado por acción definida para una finitud de cantidad y no de la elaboración creativa, sensible, pensada, simbólica a ser compartida. La racionalización adentra todos los espacios creativos del hombre y promueve la división en partes menores disminuyendo su capacidad perceptiva de la totalidad.

Educación del disciplinario

            En la escuela el divisor disciplinario se hace con el funcional de uno lado y el útil en otro que non acuerdan con la sensibilidad y la percepción activa de valor humano integral. Al contrario, como objeto del aprender, el alumno es direccionado a una ética del racional, de compartir su vida, de escollas definidas en razón de ventajas abiertas a su interés, pero entrenados a ser tal cual. La ideología reproductiva tratada por Bordieu (1996) en la escuela tiene la configuración del espacio de la fábrica, de las guarniciones militares sin definiciones de los espacios alrededor de la comunidad si no como estrategias de manutención inflexible de su propuesta acumulativa y de uso, de sustentáculo exclusivista, de mérito.

            La cosa es definida en la manutención de formas y fórmulas reproductivas de la ideología de la acumulación con la flexibilización del factor estético agregado en la cosa potencializando su fetiche en relación a su utilidad. 

El arte transformada en accesorio en la mercadoría es valor agregado tiene en su condición la presurización monetaria, de ganancias a estetización. 

            Para el trabajador de nuevo tipo, no basta dominar algunas técnicas parciales de una tarea fragmentada. Debe ser especialista, debe estar preparado para ser dirigente, capaz de práctica y de conocimiento intelectualmente técnico. Dominar al mismo tiempo las tareas específicas de las formas organizacionales, de gestión de personas, del trabajo, de mediación entre relaciones sociales más amplias que, constituyentes de la sociedad, ejerce función de productor. Es el agente del capital pronto a prosperar. Es el individuo de suceso trenado para la ejecución. Para el mantenimiento de la ideología del gaño futuro a través de la especialización técnica, el trabajador según Braverman (1988) demoraba hasta siete años para conocer un oficio. Hoy non, ello es trenado por competencias, de ser en su trabajo, concurrente en el sentido de competición, y es transformado en su definición neoliberal de hoy en el colaborador del capitalista en la conquista de sus intereses, teniendo con eso una posibilidad ventajosa de venir a ser reconocido, de mérito, de empleo con altos índices de pago. Aumentase los niveles de presión sobre los otros, y aumentase la concurrencia entre clases e sub clases de trabajadores. En este sentido, de dato subjetivo, el excluido es envidioso sufre de envidia por no se le dar sentido en el trabajo. Así quien no sufre de envidia cambia la vida por frutos (mercadorías), esa es la ética.

            Contraponiendo eses principiosdel capital, el sensible tiene que tener su medida, su currículo y su tiempo de aprender escolar. Un enseñar dubio de un lado a favor de la formación del sensible, y de otro de ayustes en el tiempo, en la forma, en el estético, de una arte envidiosa (superior y no alcanzable) promovida para algunos. Una educación cuyo entrenamiento final es el cumplimiento de órdenes para algunos y mandos para otros. 

            El “sensible” de antes, agregado, es en el contemporáneo en la medida de la moda, de configuración de la mercadoría en su design, de su signo otra vez representado. Nada le escapa sin la funcionalidad y utilidad. La cosificación es tan tensa en la fetiche de la mercadoría que el sujeto se hace la propia cosa fetichizada, una cosa a ser. O el ser de la cosa deseada por multitudes de la gente en el podio del suceso. El otro no es más aquello con quien se habla, es el espejo de la cosa, con formas y movimiento, avatar de la existencia, como dije mejor Castells (2002) de in-putout-put.Pero de un punto de ligación que solo es posible los que esteban o puedan estar en red.  

            La educación sometida al proyecto subjetivo del neoliberalismo la pone como ventajosa y como síntesis (mismo que sea crítico) de nivel de producción. El arte en este sentido es una cosa que promueve ganancias, causa envidia, merito y medidas: tamaño, por así decir, dimensiones, cantidad – valor por ser única. Promueve ganancias suplementares de posición por también corresponder a una posición inamovible del aristocrático.  

            La educación hecha como técnica de multiplicar saberes, la escuela como tecnología que sustituid un social mezclado a un social teleológico del aprender, está focalizado en la dinamización de conocimientos, a una facilitación metodológica que se constituye el artificio de lo proceso cultural con lo histórico promoviendo la pedagogía de formación integral del humano. 

            El sentido integral es entendido en todo el proceso técnico, laboral, creativo, simbólico, subjetivo, abstracto, artificialmente creado en la escuela con intuito de formar la gente con aparatos suficientes para la garantiza de superación de las necesidades de sobrevivencia conformadas en la cultura, en la posición crítica, reflexiva y sensible. La educación no ofrece garantías de que el sujeto tenga tales condiciones, que su formación integral sea de tal modo a contribuir para el desarrollo social en el sentido de compartir conocimientos y al mismo tiempo “non ser cosa” en la exigencia de impuestos, de “non ser mercadoría” y por detener un “respecto” aprendido desde la Educación, de ser “inalcanzable”. 

            Es inalcanzable al capitalista en el imperio del común de Negri (2000) presupuesto que el sensible no sea necesario en el, más en algunos que, locos insisten en hacer lo que ellos no pueden.   No pueden hacer porque el sensible es de quien lo pierde, del artista a quienes se pueda comprar. La compra no es el arte tan solamente, pero es el sensible del artista, su alma.

   El trabajo creativo

            El trabajo intelectual creativo está dimensionado en la línea de producción cultural en el arte. Los profesionales del trabajo artístico cuando sometidos al mercado están en definitivo en la lucha por lo reconocimiento del valor simbólico de sus creaciones. Son dependientes de una clase de valor ofrecida a la creación encanto sean útiles a lo juego del capital. De una forma, o otra, como afirma Berman (1986), escribirán libros, salvarán vidas, se alguno se hacer disponible en remunéralos, o harán en la medida de que puedan darles el retorno de su creación intelectual.

            En el nuevo régimen nasce otra concepción de hombre, el sujeto del social en su singularidad como parte y no más todo, el individuo. El mosaico social se hace también en la división de clases, de sustrato humano no más completo, definiéndose en la guardia de sus cosas, en la protección de la vida, en no más compartir sino en el interés de conquistas y de vencer el otro, no más con su cara, el otro como disputador de su sobrevivencia y de méritos sociales simbólicos de una representación individual. El suceso, la manutención del aparato cerrado de la tradición en lo cual las mudanzas no se operan en el sujeto, pero en las incertidumbres del capital y su movilización. 

            El sujeto separado, apartado del real es tenido en cuanto funcional, utilizable y unificado como autosuficiente. Para Bordieu (1996) la escuela departe el disciplinario, las clases, las ordenes internas, los campos de estudio, la actuación del profesorado y de los estudiantes para que la enseñanza mantenga la reproducción del divisible en otras divisiones, de mantener la funcionalidad de la educación en todos los niveles cuanto hacer del sujeto el individuo utilizable apartado del real a vivir en aceptar las determinaciones impuestas en la Educación como un todo.

.           La separación en clases, la división social del trabajo están reproducidas en el electivo programa social de la Educación. El sistema funcional reproductivo se mantiene con el nuevo modelo de movilización del capital. El capital operó la construcción en la verticalidad de la producción con la serie fordistay con la división del trabajo. A seguir, el modelo toyotistase hice en la mayor excedencia del trabajo con la flexibilización del trabajo fundado en conceptos de integración flexible en la polivalencia de su actividad laboral. De hacer valer que la masa productiva es homogénea causando una percepción de una totalidad de iguales. Está en separado y definido de los grupos sociales diferenciados con una marca, una etiqueta de su funcionalidad y utilidad. La part timeen el mundo contemporáneo se presenta como sub clases de trabajo. Es bueno para el capital que tiene a su entorno todo tipo posible a ser utilizado en su propósito de acumulación. 

            En el contemporáneo la part timesurge como medio de primorear el individual, el gerente de su propia vida cuyo director de la gran empresa del mundo es el dueño, el capital. El part timese dio con la dimensión del trabajo informal, no legislado que teniendo esfuerzos duplicados se constituye la parte de la parte del social departido. El part timees una solución del capital en promover la atomización del sujeto en su espacio de operación vital. En decir, que el sujeto ahora liberto de la vida comunitaria esta solo a luchar siempre por su sobrevivencia, no más relacionado. 

            La exigencia del capital está en la continua especialización técnica y científica que son condicionantes del trabajador contemporáneo. La cantidad de formaciones impares, diferentes en todos los niveles causa el aumento de pontos de trabajo, aumentando la incidencia sobre un tipo de trabajo, y aumentando también la competición para el empleo, para sobrevivir. Para el capital es la dominación de los medios de producción, haciendo del trabajador una pieza del engranaje, sobra necesaria para la reposición, la parte del ejército disponible para el uso. La educación en el capitalismo no esté separado del.

            El creativo parece participar de una forma y otra en la industria de transformación de la cultura causada por el proceso de globalización. Cambiando mercadorías por nuevas mercancías, donde subyaz el desarrollo de impacto de la nueva historia colonial,   de aculturación y subsunción del hombre frente a los presupuestos del ser gregario, colectivo, de producción social del real.

El trabajo y el arte en el contemporáneo neoliberal

            La especialización flexible tras consigo el desplante de sentido del trabajo propiamente en su totalidad. Pierda de la característica univoca para una definición no ajena de la actividad. Las mudanzas en el mundo del trabajo exigen un trabajador de nuevo tipo, diferente de las tradicionales calificaciones. La clásica distinción entre trabajo intelectual e instrumental nasce en la industria manufacturera y empieza a disolver, surgiendo nuevas formas de articulación entre la ciencia y la cultura.

            El indeseable artístico en el hacer la mercadoría se relaciona al sentido último del otro. Un vaso hecho, es consignado a una estética representativa de un yo que hace, por lo tanto, al presentar al vaso útil al otro, se está presentando en el mismo una representación del yo mismo que no hay de ser feo, desagradable a la mirada en el aceptar lo vaso. El otro al recibir el vaso también recibe el. Las marcas estéticas de la cosa utilitaria tras consigo una cultura, valor humano sensible, una estética proveniente del cultural, de su singularidad de artesano, de artista. En lo mismo, una ética llena de sentidos y significados, el acto que se hace simbólico, que compone la transposición de que la necesidad del trabajo tiene su suporte estético, de voluntariedad, de compartir saberes. Una cosa no es la cosa, un gesto humano nos solo el gesto sino representación significativa de que el yo es lo mismo que el otro, la parte faltante de complementaria a una totalidad abarcada en la proveniencia de sustraer de las relaciones sustancialmente la vida.

            Es indeseable al capital que la arte coparticipe con el sensible en la transformación del inmaterial, y de la materia en mercadoría. Las actividades en arte estabilizadas en legalidades, cronogramas, proyectos a futuro, presentaciones definidas, programaciones son ejemplo de que mismo en arte, en el sentido de la construcción sensible esta en dominio de la producción de mercadoría. La tentativa constante de los artistas es hacer la arte como cambio humano sensible, pero, las condiciones dictadas por lo capital tienen la propuesta inamovible de la acumulación, del reto utilitario y funcional, de producción estética y no crítica, creativa, sensible.   

            La arte en sí mismo, separada, es un despliegue del gesto humano, de la totalidad del trabajo, desde de la dimensión mágica, al adorno en el utilitario, sometida al favor de las percepciones, al sensible como referencial del humano mejorado, adelantado de las cosas vanas, mercadorías. La vida hecha con visión definida de la pura sobrevivencia se clausura en los riesgos del propio convivir.

La cultura, que es sinónimo de existencia humana específica, es un osado movimiento por la libertad, por liberarse de la necesidad y por liberarse para crear. Es un rotundo rechazo a la oferta de una vida animal segura. (Bauman, 2002(b), p. 335).

            El trabajo del arte en la educación esté corrompido en el sentido de la división del propio trabajo, distante de unicidad de la estética de la vida, tornándose apenas un agregado de la producción del capital. En el pasado la arte tendría a una dinamización de la existencia. Los diseños en las cavernas muestran que el sagrado y profano se integraba en la estratagema de la caza. El trabajo se hacía colectivo denotando cualidades. El enseño estaba integrado en los rituales, en la cultura social, en las formas del sagrado. En las eras posteriores el sagrado fui sustituido por otro, el cientificismo, la creencia en el racional como puente para el real. 

            El racional se hice en partes y todas las partes, en separado, tornó la Educación el lugar de partición disciplinaria, donde una no se encuentra con otra sino a través de las ideologizaciones de interdisciplinaridad, de la transdisciplinaridadtransversalidadque son esquemas teóricos que tienen funciones específicas de unir y separar, de tratar de asuntos considerados necesarios por tiempo determinado y en razón de algo equidistante a la Educación, pero con importancia catalítica.

            El sensible presupone el comunitario, la vida social, la practica ética y los valores a ella traducidas, referenciales al sujeto, por eso es indeseado el sensible, por disminuir el foco tenso de atención a la producción sin valores de la mercadoría, sea material o inmaterial, o que se presenta es en el sensible, el padre/madre de la liberación, de la consciencia de clase sensibilizadora.[i]

             No hay cono decir que la educación es el espacio del desarrollo humano integral se la arte hecha por el humano en su seno comunitario no es conocida. Se no hay representación social de la artisticidaddel pueblo, en su mesclas de forma identificable (identitario) traducidas con valores simbólicos plenamente reconocidos. La Educación se relaciona con el arte por serla necesaria al desarrollo de un real más sensible, y porque como proyecto de formación humana no hay de desatarse de la comunidad, y del sentido de totalidad que se emplea en la construcción social del trabajo humano. No es posible una praxis sin el sensible, sin el crítico transformador del real. La falta de sensible imposibilita la percepción de la totalidad, es por eso, por la historia de la educación y trabajo en el capitalismo que es un conocimiento indeseado. 


[i]En Los trabajos y los días, Hesiodo hace exigencia de la ética para el trabajo, ello hace por serlo un bardo, en cuanto rapsoda, el poeta, y el artista.

Referencias

AMARAL FILHO, Fausto dos Santos. A estética máxima, Chapecó: Argos, 2003.

ANTUNES, Ricardo. Adeus ao Trabalho? Ensaio sobre as metamorfoses e a Centralidade do Mundo do Trabalho, UNICAMP/CORTEZ, 2002.

BAUMAN, Zygmund. La cultura como praxis. Buenos Aires, Paidós, 2002(a).

_____. Vidas desperdiciadas: la modernidad y sus parias. Buenos Aires, Paidós, 2002(b).

BERMAN, Marshall. Tudo que é sólido desmancha no ar. São Paulo: Cia. das Letras,

1986. 

BORDIEU, Pierre. La reproducción, elementos para una teoria para el sistema de enseñasa. México, Fontamara, 1996. 

BRAVERMAN, Harry. Labor and Monopoly Capital: The Degradation of Work in the Twentieth Century, New York: Monthly Review Press Edition, 1998.

CLACSO/Fernando Garcia Cambeiro, 1973. Disponible: en: http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/otros/20111218045836/AMERICA_LATINA.pdf

CASTELLS, Manuel. Sociedade em rede. San Pablo, Paz e Terra, 1999.

DUSSEL, Enrique. América Latina: dependencia y liberación. Buenos Aires, 1973.

FARR, Robert. As raízes da psicología social moderna, Petrópolis, Vozes, 2010.

HEGEL, Georg Wilhelm Friedrich. O Belo na arte, Martins Fontes, SP, 1996

KOSIK, K. El individuo y la historia. Editorial Almagesto, Buenos Aires, 1991. 

MARX, K. Manuscritos económicos y filosóficos de 1844, primer manuscrito.  

_____. Manuscritos económicos y filosóficos de 1844, tercer manuscrito. 

Disponible en: www.marxists.org

SANCHEZ VÁSQUEZ, A. La filosofía de la praxis como nueva práctica de la filosofía. Cuadernos Políticos, número 12, editorial Era, México, D.F., abril-junio, 1977, pp.64-68. Disponível en: 

http://www.cuadernospoliticos.unam.mx/cuadernos/contenido/CP.12/CP.12.6.SanchezVazquez.pdf.

Mar, montanha, casa


Possivelmente viemos das águas e nos debatemos até o centro das montanhas.

O oceano foi aberto, e a estrada nos levou à terra. A quentura do mar obrigou que déssemos fora antes de sopa, caldo.

Ainda temos marcas daquele tempo longínquo. Na orelha o desenho antigo de guelras, pescoço com junções cartilaginosas, a pele entre os dedos se estica, as mãos ainda possuem resquícios de  nadadeiras, a forma que temos, muito ainda nos remete à distância de planeta das águas.

E das profundezas ou do raso a subir sempre mais alto até o ápice da montanha, vai ver que fomos nós, o grupo junto que é o mesmo que viver em separado em quantidade.

E das montanhas para serras, campos,  planícies à beira de rios.

A humanidade moveu a montanha. Ninguém vive sem reminiscência, sem memória, poucos podem usufruir da qualidade do sentimento que faz o pensamento em conceitos. O primitivo da caverna com teto e calor do fogo sagrado produziu a necessidade de manter o lare

A descoberta do fogo é mais antiga do que se possa imaginar. Veio do céu, do vulcão. Vivemos junto ao fogo porque descobrimos que podíamos dominá-lo e garantir  a digestão necessária.

A fonte da identidade  construída na casa. 

E surgiu a pessoa. 

Carregou a montanha enfumaçada e fez a casa. Lá está o vulcão memorial na sua chaminé. 

A mesma devoção ao divino eterno e interno de sua existência. ele referenciou o fogão. 

O primeiro laboratório onde provou o mundo de fora transmudado do lar, o mundo real e espiritual ao mesmo tempo.

É como se deu,  a montanha explodiu. Acabou com sua caverna derramando a lava do passado,  o fogo da vida. 

E todos fugiram do fulgor quente. O bando se dividiu em muitos pedaços. E cada um atiçou a fogueira de fé. E se fizeram imitadores desse sagrado lugar. 

Imagem do passado, imitação do espaço, da forma, semelhança, síntesis, os pequenos deuses estilizaram a antiga morada. 

Com a explosão do grande fogo da montanha, deus ocupou todos os lugares.

É necessário saber comer, saber viver.

Casa com cara de montanha, com jeito de vulcão, com entrada de caverna, com lugares para proteção, quarto grande, canto da fogueira, espaço da lareira, luz aquecida de sua memória e sentimento, inteligência acrescida de sentidos. Ritual do viver, os deuses da montanha percorrem os recantos do lar. 

A luz que corre o céu, aparece na peneira noturna, faíscas penduradas do eterno. Com o fogo da fé sacrificava a escuridão. Luminosidade, presença sagrada, corpo divino, movimento do céu na terra, dentro da casa. O alimento quente, banhado ao corpo divino. O próprio deus presente que nutria a esperança, o amanhã creditado ao brilho divino. 

Alimentados do próprio deus luminiscente, purificados nos tornamos filhos de deus. Filhos jovens de uma civilização ainda recente, pequenos deuses em formação.

A grande casa  do templo é a imitação sintética da montanha que prolifera deuses e mistérios. Assim como o grande falo prolifera a semelhança pelo semem sagrado de sua semente viva, criadora. O poder divino é a construção divina do homem no lare, no lar, na lareira, na labareda, no labor. No calor que é o fogo divino que vive no homem, o filho da montanha. O templo eleva sua haste e e em seu bojo vive a semelhança. Ao fogo fala-se, somos seres falantes, procriadores, semeadores da experiência, plantamos em nós o conhecimento, portanto fala-se.

A humanidade luta pela semente, pela semelhança em um dia ser ejetado deste mundo ao mundo pleno de deus e tornar-se deus, tornar-se divino. A grande estrada da palavra representada pela fé. 

O mundo de fora era o mundo dos deuses. Para cada substância foi feito um ritual. 

E para cada ritual uma linguagem, um caminho demarcado. 

Os deuses viviam em torno do homem oferecendo a quem compreendesse os mistérios, o significado que mais aproximava de suas necessidades. Mas quem compreende o inominável? O extrativista caminhou pela vegetação levando consigo os seus. A tribo cresceu na medida das necessidades de reivindicar para o futuro o bem imediato da vida. Entendeu os deuses das estações e o oferecimento, e os rituais da vida foram acrescentados. Quanto mais unidos na igualdade da linguagem, maior a garantia de sobrevivência. 

Demarcar os caminhos onde se encontrava no tempo certo o alimento oferecido dos deuses. A conquista do espaço. 

Os caminhos abertos facilitaram alcançar objetivos difíceis, e logo o trânsito em busca da proteção aumentou. Uma proteção divina que era o alimento e a certeza de sobreviver. 

A árvore dava a fruta, poupa e semente. 

A fruta em seu ramo de negócio: coma a poupa e plante a semente. 

Ir para o mundo de fora, juntar o desconhecido, transmudá-lo no fogo interno do lar e o interno do corpo.

O corpo disse: isso é bom, isso é ruim, isso é necessário, isso causa dor, isso é melhor assim. O corpo é o professor da humanidade. A necessidade de entender o entorno e o além do horizonte, o universo fez com que ampliássemos a ferramenta das idéias. 

O nosso cérebro cresceu e abundou nele as imagens dos desejos, as vontades foram projetadas e possibilitou-se a execução tecnológica.

As estratégias foram melhoradas. A técnica desenvolveu.

E tanto os deuses ofereceram, e tanto descobriu o significado na linguagem, que procurou negociar o seu conhecimento divino com outras tribos e confederações de tribus. O ruído dissoluto tornou palavra. O homem aprendeu a ser deus e oferecer seu significado ao desconhecido. 

Aprendeu a hospedar o estrangeiro, experimentar com ele os mistérios. 

Para comer isso, é bom ter isso e aquilo. A universidade foi criada na cozinha.

Como poderia manter aquele conhecimento e mais, usá-lo? O estrangeiro vai embora!

O filho do estrangeiro tinha a sua marca.

O alimento também era prazer, e o sexo proliferava a vida, e o alimento garantia a humanidade. Quanto melhor a estrada que nos liga, mais podemos nos misturar, mistificar e trocar conhecimentos e construir alimentos e reivindicar a vida da vida.

Na fome, o único remédio é o prazer sexual que prolifera famintos que conseguem sobreviver com pouco. Os iguais da fome, vivem da fome através do prazer. A sexualidade na fome especializa o homem a sobreviver na fome. A conquista é limitada e os caminhos curtos.

Mais longe vai quanto mais abundante for sua cultura. Caso contrário vive do retorno sobre si mesmo. A sociedade torna-se unívoca.

As diferenças criam semelhanças. No filho vive o estrangeiro. A humanidade é feita de muitos filhos sem pai. O atavismo do estranho o submete. A forma, o gesto indica sua descendência e sua capacidade de resistir e viver melhor.

O estrangeiro no homem é o homem melhorado. Construir a guerra para descobrir a paz. Porque antes da guerra só existe a tensão. Com aqueles que desconhecem e dos quais não se faz nenhum tratado simbólico, está em guerra.

A conquista da técnica pela força foi o subsídio aprendido pela natureza. Conquista sempre, conquista do espaço, da vida. Sem a guerra não entenderíamos a paz, senão a tensão. 

A diplomacia é tecnologia desenvolvida na arte de negociar. Coma a poupa: eu lhe dou a semente. Conheça que terá a tecnologia.

Mas há um limite nas negociações quando a linguagem escapa do controle, por isso a lei escrita, desenhada na sua forma mais significativa. Mesmo assim é necessário quem a interprete.

A palavra é o caminho que une o conhecido com o significado daquilo que se quer conhecer. Através da palavra somos capazes de criar conhecimento. 

A estrada que negocia o entendimento, a linguagem. 

Antes da palavra o gesto, o gesto imitado, o desenho imitativo, a forma. A palavra é a forma sintética de nossas reminiscências. O único caminho por onde se deve ir.

O trânsito em torno do fogo aumentou. Os caminhos foram especializados, sem o trânsito não há cultura que sustente sua existência. 

O ir e vir possibilita a troca de conhecimentos, especialização, alimento e prazer.

Com a linguagem não foi necessário ir muito longe para se alimentar e ter prazer. 

Mundo sem direita e esquerda

A questão não é saber quem é melhor.  Não é o jogo  Deus contra o Diabo. O homem e sua sombra. O sol do este para o oeste. Não se trata de um norte.
Trata-se da mundialização do “óbvio” como valor.
Coisa de direita macro-direita. Uma direita que se apresenta tal como ela é em sua evidência, em seu tamanho para ser a salvadora da direita que representa.A esquerda à direita faz a direita.O fim da clivagem esquerda e direita.Fim dos partidos políticos?

Voto se estabelece entre assuntos mundiais e locais.O que pesa na balança?Ideologias recobertas de interesses econômicos, e economias que se interessam por perdas de ideologias. Menos falação mais na mão.A quem interessar possa?Escolhas que se transformam em opções[1].
As ideologias partidárias recobertas de rufiões e infiltrados, misto de direita/esquerda. Um Estado centralizado?Centro, e ao modo de ser nem direita e nem esquerda.


O que significa? A separar o joio do trigo. Culto a um Estado centralizado, do tipo intervencionista. Intervém na sociedade e economia, o que quer dizer, põe a economia como capataz do mundo social. Promove a sua visão de arte e cultura, um estado estético e estetizante, direcionado a políticas que este centro atua com intransigência. Uma das facetas é a visão de uma religião/Estado onde a manifestação é estatal com atos religiosos nos espaços públicos – ou tomado do que seja público -, asseverado a uma associação de coalizaão – de escondida organização fascista -, portanto impositiva e desconstrutiva de uma ordem social e seus valores, descaracterizar o herói, a desconstruir lideranças, quaisquer que sejam, por interesses de justiça de Estado.

Governo de centro equivale a ser uma direita fixa?Para manter fixo o governo centralizado, e de direita torna-se necessário eliminar o sindicalismo partidário para um sindicalismo associacionista, que preserva os ideais de seguridade, de lutas para o bem do trabalhador e, no entanto, defende o seu grupo para o melhor da sociedade com autonomia de organização. É um entorso, uma girada sobre si mesmo, em que se apropia pensar de modo global a situação do homem, de um certo humanismo, e, de outro, umbilical, de defesa de suas características.

O que está acontecendo ou acontece?O aparelho de Estado, em defesa da hegemonia econômica de organizações internacionais, de grupos laterais, de minoridades[2], de capital de interesse flutuante[3], faz uma bricolage dos interesses, avaliados e devolve às estruturas o que elas querem.Pasteurização da cultura, da arte, da singularidade de cada um ao uniforme de um Estado Centralizado, anti-partidário, como um único partido de Centro, uma espécie de black hall que atrai tudo e todos.

Como se sabe, um buraco negro dessa magnitude com tal pressão tende a explodir, pulverizar, atomizar, dispersar e eliminar a quem, em suas entranhas de país lhe seja contrário.Que estrutura é essa?Feita em feixes e amontoadas, umas sobre as outras posto ser mais fácil carregar e descarregar onde quer que seja. Igualdade de grupos, uniformização e homogeneização em equipe. É uma estrutura que elimina líderes e impõe estruturas, grupos. Um governo sem face. Todos vigiados de forma grupal, em conjunto para se constituir em um arranjo em que o que desponta é cortado, natural, para manter a forma arranjada.

Antigamente chamava-se isso de fascismo em que qualquer opinião é filtrada por fragmentação de representações como assembléias designativas que elegem um para eleger outro e que no conjunto elegem terceiros para serem por fim participantes de uma grande assembléia que determina uma política, o soviet da demanda econômica, com o diferencial da falta.Quanto maior falta maior legitimação? Legitima-se a falta para garantir a demanda, chama-se publicização da regra. Uma espécie de vantagem garantida no grupo, cada elemento em sua luro-singularidade é conhecido como homoportunismus[4] Meritocracia programada a grupos? Os que estão organizados têm prioridade, eles possuem certa distinção em sua uniformidade.
Trata-se de uma conjugação: de um lado a separação entre os que são chamados de “nacionais” (uma burocracia surge) e o perigo estrangeiro (uma nova colonização acontece). Muro de separação, armamento e a declaração do Sr. Macron que diz: “a segurança (armada, policial, investigativa, de controle, etc.) é a primeira de nossas liberdades”. Há então “outras liberdades” que são conhecidas por essa conjugação: os livres – de direito de ser livre (cidadão, nacional, etc.). Há uma introdução de “tipos” de liberdade e não a liberdade. Ser livre no mundo ameaçado faz o sujeito ameaçado nas determinações conjugadas do “livre”.

O caminho sem volta da nova direita, uma direita reformada ao interesse de internacionalizar regras, formas, modos, de defender negócios e não pessoas?Um mundo a descoberto em que o governo abre a sua geladeira e toma a sua cerveja e lhe multa caso não esteja ao seu gosto. Quanto ao teu gosto, bem, isso é uma questão de interesse legal e não pessoal.

[1]Polemizando, escolher significa ser um agricultor de pensamentos, plantar e depois colher. E opções se definem a opor-se a ações da qual se faria parte e que, ao negar participar, aponta isso ou aquilo.

[2] Grupos grandes que são chamados minorias sociais. 

[3] Associações, grupos governamentais público/privados, ONGs, entre outros.

[4] Um entre tantos que recebe o bilhete da vantagem, na garantia de alcançar o seu interesse. Participa do grupo que dou emprego, entra no jogo que sai ganhando, obedece que será premiado.

ORCID

orcid.org/0000-0003-3035-6887

Educación y nacionalismo

Androcentrismo en las políticas educacionales 

La diversidad sexual y las premisas sociopolíticas en Latinoamérica




*orcid.org/0000-0003-3035-6887

 RESUMEN La intención del recorrido teórico en esto artículo tiene sustancialmente la dimensión de posibilitar respuestas de la pregunta focal: porque las políticas de enseñanza primaria se procesaran a través de la feminización del aparato educativo. La discusión de género relacionadas a la histórica educacional y de la diversidad sexual surge como necesidad también de entender el nacionalismo de antaño y la modernidad adelantada en el contemporáneo correspondiente a la movilización del capital. Las respuestas se hicieran frente a la complejidad en dos ejes temático: Primer, la visión utilitaria de la mujer como productora de hombres para el trabajo, consiguiente a la mujer como madre y en al mismo maestra, como representación de la familia heterosexual, y esta familia como célula mater de la sociedad; segundo, la heterosexualidad propiamente como dimensión necesaria a las estrategias políticas de integración regional a través de la educación primaria con la mujer símbolo del nacionalismo. Discutiese también la cuestión del diverso, de la sexualidad en consecuencia el cuerpo como lugar de control. En considerar al final que las urgencias gubernamentales de los países de América Latina, necesitaban de identidad social, unificación del Estado a un proyecto político o reforma política y social correspondiente a la urgencia de ofrecer respuestas a la demanda internacional de modernización y implantación de la industria, consignado al modelo europeo a la movilización del capital. El control del Estado en la comunidad se perdió en la individualización, esta fui procesada en la continua división social del trabajo, surgiendo un cuerpo indomable, que no puede ser institucionalizado. Palabras-clave: Educación, género, nacionalismo, diversidad sexual, androcentrismo. La apropiación de la cultura para la formación del Estado

El disciplinario activo en los aparatos del Estado tiene sustancialmente mantener la base hegemónica que lo hace correspondiente. En eso pensar incluye en la característica móvil del Estado la permanencia del juego con los medios de continuar la práctica disciplinaria sobre la vida de la población. En cuanto han de constituyere sus acciones representativas del capital1. La colonización europea se dio dentro de la perspectiva del poder de Estado, de control y ganancias en ventajas imperiales. La función del poder disciplinario es mantener la orden, actúa como sea la respuesta necesaria del Estado ante la disputa de poder. El disciplinario tiene en su sustancia ideológica poner la orden a retos que han, en el tiempo, sustituidos en las múltiples determinaciones del real en su etapa histórica. Como en Scharagrodsky (2007), cuando habla de las posiciones de los metodólogos en pedagogía del objetivo de las disciplinas en la docilidad, obediencia del cuerpo. La sumisión del cuerpo tiene posición de tiempo y lugar. En la docilidad el espacio estruturado es fruto también del aporte sociopolítico. Entrenar para la transformación o adecuación a una ideología a presupuestos histórico y cultural a una posición perfección homogeneizadle al comando de un ritual al cuerpo que puede ser sometido, utilizado en una referencia de dominio de la vida.

1 Ver: POULANTZAS, Nicos. O Estado, o poder, o socialismo. Rio de Janeiro, Graal, 1980.

_________________________________________________________________________________

2

Las mudanzas de acción disciplinaria del Estado son mudanzas de método en relación a la acomodación de nuevos estratos de conocimiento para atingir sus ganancias.

El imperialismo2, es la forma del Estado alcanzar con su fuerza el dominio de la diversidad social. Poniendo lo que es presente, común en la población como necesario, la estrategia es la apropiación de la cultura y reglamento configurado en el poder regulatorio para las manifestaciones sociales. Que no más se los pertenecen si no asunto de Estado. La nación surge en al mismo con el Estado regulador. Las estructuras tienen por lo tanto, punto de partida y llegada, hay en ellas tautologías que la manifiesta como un funcional específico, pero se le esconde la premisa inicial, de una arqueología del control, de la manutención de esquemas internos/externos que la validan en su itinerario estructural que se le coparticipe en cuanto sistematización disciplinario de la vida. Percibiese también en el discurso anterior que he una previsión de la situación en Latinoamérica de las condiciones sociales generales. Los teóricos tratan del asunto en generalización empírica de que el proceso de invasión europea y la tomada imperialista definió en la aculturación los modos de vida que se estancaran en el tiempo. En tales discursos no hay, sino por la percepción de entremedio de los documentales, de las narrativas históricas, la discusión a respecto de la situación social, y de la mujer y su condición existencial, secundaria en el énfasis que se presenta el económico, en la producción. O que se tiene caracterizado esté en lo tradicional europeo de la mujer situada en el social como madre, la cuidadora de hijos, de los servicios del hogar, de la agricultura y aquellos que son estabilizados o naturalizados en su cultura. Así en lo mismo, esa posición esté arraigada a aspectos de la religiosidad, de comunidad tradicional y de su posición en el seno espiritual de la familia. Pero esas incertidumbres están arrogadas en la dimensión antropológica cultural occidental como punto teórico convergente. En Latinoamérica debiese poner en la cuenta otros puntos que ubican la mujer en la sociedad hasta los dos períodos, en primer colonial y en el segundo postcolonial. Sin embargo, el pensar colonial tiene en la expansión europea entre difusión y fusión de culturas lo aspecto de fortaleza histórica en la determinación imperial europea en la colonización. La palabra sostiene el sentido de poner en otras tierras su propia denominación. Eso quiere decir que el proceso colonizador es en lo mismo aculturación. También hay el ideal de cambio de una cultura por otra como dominación, no más por lo tanto solamente con la espalda en pronto, sino establecerse con garantizas de que lo proceso imperial defina en completo. La colonización se hice por intermedio del Estado en búsqueda de rentas líquidas con definición hecha en lucro aguardado.

El colonialismo de una Europa imperial a determinar las acciones necesarias para su desarrollo. ―En la era colonial de desarrollo capitalista, el capital extranjero, el pillaje de recursos, la explotación del trabajo ye el comercio, iniciaron el desarrollo de la metrópoli europea y simultáneamente el subdesarrollo latinoamericano‖ (Frank, 1968, p.11). En el período colonial según nos dice Lamas (1996) la mujer estaba, de entre los excluidos, en la periferia de las políticas centralistas de la mono cultura. Pueda la mujer hacerse en el trabajo en el hogar, de cuidadora de niños y en la agricultura. La construcción de la femenina flaca, polivalente, insospechada por ser la productora de la humanidad, de salvadora, diosa, santa, mágica entre otros empirismos y preconceitos categoriales la inmoviliza y producid la idealización más compleja de la mujer universal.

2 Imperialismo, en etimología es la capacidad de realizar el doctrinario en se ordenar à una toma de posición que beneficie a sí mismo.

_________________________________________________________________________________

3

En Yannoulas (1993) la idealización de la mujer está también asociada a la Riqueza de la Nación de Adam Smith, teniendo en primer de que la maternidad, asunto de científicos en el trato biológico comprobado en la empírea, y en el dominio androcéntrico, tendría sentido político socialmente acepto que históricamente antes no fuera compartido. La mujer como productora de hijos fuertes no podría estar subsumida a la pobreza. En esto sentido, la pobreza es el malo de la nación productora de hijos flacos, presupuesto que ninguna sociedad puede hacerse en el desarrollo se la mayoría de sus miembros se fueren pobres miserables provenientes del hambre3. Smith (1996) reclama que la pobreza puede desestimular el casamiento pero ni siempre lo impide. Y el mismo nota que mujeres de clase estabilizada económicamente de pronto no tienen la fuerza necesaria a procrear mucho, que la esterilidad se toma cuenta contrario a las mujeres pobres. Para él la lujuria en el sexo femenino, quizá por inflamar la pasión al placer parece que siempre he de enflaquecer y destruir totalmente tales energías en la procreación. Pero no la evite se hace desfavorable a la educación de los hijo. Así hace una comparación con la naturaleza donde el suelo frío no sostiene el florecimiento de las plantas así se dé con la mujer en su función. La idea central es que como la tierra, la mujer se hace como una propiedad y en el mismo, sus frutos, sus hijos son propiedad y necesitan dar continuidad a su función productiva. En Aristóteles se encuentra el rasgo de tales impresiones que constituyeran la camada base de la ideología de la productividad, infiriéndose que en su Política la tierra buena produce frutos buenos. Se piensa en la nación, la madre de todos los frutos que debe producir la gente con función definida en la productividad o la riqueza. Esas determinaciones hicieran asomar el biológico científico como fundamental à funcionalidad de la existencia humana. El racional aristotélico es preponderante de la orden paternal, del plantador de las semillas, comprendiendo que es lo ritual que utilizase de todos los medios de la agricultura a producir frutos buenos. Así, transfiriendo tal agricultor, patrón de la familia al Estado tuénese que Estado y sociedad no sirven a determinación racional de tal cientificidad, están en separados. Pero, en la tierra buena de la madre sustituida: el Estado como padre y la madre nación se convierten en la familia creadora, productora y funcional donde se plantea la riqueza. Las estructuras disciplinarias, las que sean organizacionales tienen en su condición estructural los límites de acción, los bordes que se los diseñan que en el mismo definen sus razonables. El racionalismo aristotélico y lo mecanicismo cartesiano pudieran conformar los modos de actuación del capital con el Estado en el control y acción disciplinaria que congrega la nación. Nacionalización de la sociedad por lo Estado.

El siglo de las luces, la Revolución Burguesa y la ascensión del capital en la Revolución Industrial en el androcentrismo, confirmaron el surgimiento del nacionalismo en la etapa posterior del capitalismo postcolonial. La formación del Estado nacional a través de la naturalización de la aculturación, surge la nao-colonización.

3 Mirase el Programa Fome Zero en Brasil. El programa de el hambre en el cero tiene en su base las luchas de los derechos humanos de vivir. Ser referencia en seguridad alimentaria, desarrollo rural y contra la pobreza son luchas que aun se presenta novedades frente las reales necesidades de la población.Disponible: http://www.fao.org/docrep/016/ap339s/ap339s.pdf y http://www.fomezero.gov.br/noticias/pesquisas-avaliam-positivamente-programas-sociais-do-governo-federal

_________________________________________________________________________________

4

Con la movilización del capital en la fundación de ideologías que son operantes en el sentido de abrir caminos y por otro de luchas contra la destrucción de sistemas definidos. El colonialismo en primer plano hasta en segundo, la construcción del Estado nacional, tuve como medio operativo, a partir del siglo XIX, la necesidad de validación del nacionalismo como regla para constituir a través de la ideología de libertad los espacios estructurados, o países, naciones identificables. La razón más presente de que la ideología nacionalista se puse a caminar esté marcada en la identidad cultural. Habiendo identificación del sujeto en su cultura, el nacionalismo se a pliega con más rapidez y definición del sujeto nacional. Para que se dé tal condición identificable el Estado hay que hacer encuentros simbólicos de culturas locales que han de fornecer los significados nacionales que han de promover una apropiación del Estado de la comunidad a partir de sus signos. Esa estrategia de unir para separar es el método disciplinario nacionalista, así no es muy complejo entender como la cultura, la artes se hace institucionalizada, reglada, legislada y, por ejemplo, sometida a acción educativa. El discurso central de cómo se procesa el nacionalismo parte de lo presupuesto de que la gente necesita de cambios de situación de vida. Esa idea tiene la inferencia de que la condición existencial en América Latina es precaria. Hay falta de visión futura, de falta de desarrollo, de falta de medios educacionales que posibiliten la lectura del real. Ese tipo de hablas surge del modo como los extractos sociales con mayor nivel económico mira los extractos sociales excluidos, sin derechos y sin hablas a vivir papeles volantes en esto sistema de servidumbre. El cuerpo es también el cuerpo de la nación, su raza, su característica, su marca, su definición social, su presencia singular. En se considerar la estrategia utilizada por los gobiernos en su medio de estructuración ideológica del nacionalismo, constituye la especificidad de género la mujer, como madre y maestra para la educación primaria. La ubicación de la mujer en cuanto central a la estructuración de la educación primaria se establece con la organización curricular. Y si educar al varón era, ante todo, formar al ciudadano; educar a la mujer era construir a la madre/esposa del ciudadano. En el Congreso Pedagógico Nacional, reunido en 1882, se señaló la importancia social y moral que debía otorgarse a la educación de la mujer y, fundamentalmente, la necesidad de enseñar a las niñas – tanto en escuelas elementales como superiores- costura, corte de ropa de uso y bordado (cuya eficaz atención debe recomendarse). La reproducción de la división sexual del trabajo (y, por ende, de las relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres) fue asegurada desde el mismo currículum. (Nari, 1995, p.34). La educación nacionalista excluyente La exclusión de la mujer es señalada en ley, dimensionada en la acción reproductiva, demarcada en el curriculum como lugar de sus acciones. La mujer tenida como la que se casa con el ciudadano, el varón, reproduce la ideología androcentrica de la familia como instituto mater de la sociedad, un espejo de gobierno padre y de la sociedad madre a producir hijos funcionales, obreros utilizados. En esto sentido, la condición de la mujer esté determinada en la conformación de la reproducción social de la política de género. El subdesarrollo, que no es solamente económico sino de una totalidad mantenida en la exclusión de las condiciones de vida proveniente de la educación.

La producción de formas culturalmente apropiadas de conducta masculina y femenina es una función central de ala autoridad social y está mediada por un amplio espectro de instituciones económicas producen las formas de conciencia y conducta que asociamos con las mentalidades de clase, similar producción se da con las instituciones que tienen que ver con la reproducción y la sexualidad. (Conway; Bourque y Scott, 1996, p.169).

5

El nacionalismo fui un proceso global de valorización de los nuevos tecnológicos en el proceso industrial, sostenida por la ideología centralista de conducir la gente al pleno empleo y sustancialmente, en la política, de aglutinación de la población en torno al Estado como procesador de saberes, como emanante de retos a futuro que se debe cumplir con lo riesgo de fenecer in la unificación nacional. Por lo tanto la idea de nación surge de soma del Estado y la sociedad consubstanciando  el universo social nación. El nacionalismo es la transformación de la sociedad en nación (femenino) y lo mismo es el fortalecimiento del Estado en cuanto patrio4 (masculino). En este sentido es la dominación más radical del androcentrismo en relación a la condición de la mujer, es la sumisión de los Estados nacientes al cientificismo, al industrialismo, que lo conduce a certezas dominantes, del empleo regulado, del trabajo hecho en partes, de una supervivencia futura posible desde que cumplida las normativas de las competencias, de formación y especialización. Es el naciente período de la fortaleza Estado. La necesidad de tal Estado en este período de ser la última palabra que define los géneros y los sexos gravita al entorno de la ideología reproductora de la orden familiar heterosexual. Así, el hermafroditismo no podría dejar duda al respecto de las funciones previstas en género y sexo. Habiendo riesgos de destrucción de toda una creencia al científico comparable, a la orden naturalizada de la familia androcentrica.

En este espacio, en esta mirada, en estas contradicciones la definición de género retoma en el modo aristotélico y en el científico. El método excluí todo condición de análisis poniendo y poniendo las manifestaciones sexuales como contrarias a la naturalización del nacional, en el proyecto conducente de higienizar lo que se dio acirrada en meados del siglo XX. Siguiendo a Ben (2000) que la naturalización de concepto de ―sexo‖ fui el cumplimiento de que haga mutilación a los ―hermafroditas‖ con suposición a una escolla sexual. No hay como entender que la mentalidad neolamarkista pueda disminuir el campo de estudio como menor, no recurrente. Cumple entender que el sentido de sujeto nacional tiene que pasar por la higiene ideológica mutiladora para tornarse. El Estado en Latinoamérica de acuerdo con Yannnoulas (1996) en sus dimensiones múltiples, en las diferencias y aproximaciones regionales, en definitivo, se buscó la creación de un proyecto en que homogeneizan la ideología del Estado nacionalista. El camino de desplante utilizado por el Estado androcentrista fui hecho a través de la educación primaria. La ideología nacional fui posible en una realidad de gran contrastes económicos y sociales abarcando unión pública en torno de la bandera de la patria padre y de la nación madre, dónde la orden prometida por los nacionalistas tendrían mejores relaciones en reto a libertad que se harían en el cumplimento de la ley al bien común, de oportunidades y garantías porque, en la reproducción ideológica, el padre patrio tiene la obediencia ciega y cierta de la madre nación.

4 En el sentido etimológico la pátria (pátrio) de padre (masculino) en patrio poder, y nación en cuanto sea la madre. El padre de la nación es el Estado (status) de mantenerse parado (stare), y por ser estable. 

5 La función es creadora del órgano. El utilizable y el funcional. La teoría evolucionaría es muy utilizada en el neoliberalismo, entrenamiento de competencias, por ejemplo en el discurso de adaptación individual modificada en la función gerencial del conocimiento, donde el hábito modifica la base causando mudanzas.

_________________________________________________________________________________

6

La construcción de subidentidades (raciales, sexuales, provinciales o estaduales, de clase) a través de la educación se desarrolló paralelamente mediante la exclusión total o parcial de algunos grupos (índios, negros, mujeres, hijos de la clase obrera) de ciertos níveles y modalidades del sistema educativo. (Yannoulas, 1996, p.31). En la lógica del capitalismo, la educación primaria surge como el divisor necesario para la manutención de su programa separatista y de acumulación a través de la imposición de los Estados nacionales en realizar el produjo de individuos que atendiesen las necesidades económicas y política con la división y subdivisión de clases, de trabajo, de sexo. La acción del capital tendría a formación de capacidades específicas para su adquisición y uso en dirección al mercado interno compartidos al mercado externo. Para valer el desarrollo del proyecto nacionalista, la obligatoriedad educacional fui el paso fundamental para la estabilización de un modelo educacional atente a las necesidades del capital, al mismo que aparente serlo bueno, importante al reto del desarrollo de Latinoamérica, por otro encubertaba la división social para el trabajo productivo y de su retroalimentación. Mantener el status quo de las culturas dominadas, hacer suya la expresión social, disciplinar a través de reglas consuetudinarias y las legales normativas en la constancia de una estructura social androcentrica haciendo valer el científico, técnico en el funcional y útil. Son bordes fronterizos hecho con el poder del capital y del Estado que reproducen la división social y el ayuntamiento social en la ideología nacional.

El nacionalismo tuve como condición la articulación idealista de un pago histórico cultural para la mujer a través de la feminización de la educación primaria. Las acciones hechas en dirección al feminismo tienen un parte en el nacionalismo en plantear discursos contra la exclusión de la mujer y el derecho de participar del nuevo momento histórico en la unificación en la identidad cultural, en la síntesis de valores sociales, en la industrialización con la movilización del capital. Es mucho, pero es la participación en la escuela aguardada como manutención de la reproducción androcéntrica. Una contradicción apuntada por Lamas (1997) que fui al contrario con los movimientos feministas. Pero, la estrategia capitalista fui cooptar para estabilizar lo modelo institucional de la escuela normal como institución formadora de los docentes.6 Legalizar el cuerpo docente, ampliar la justificación del apoyo a la mujer sobre capacidad pedagógica confluyendo el discursivo sinonímico entre madre/maestra. Una feminización que se efectiva en el normal y magisterio como espacios ejemplares de la educación. Las diferencias operativas de desarrollo educacional primario se establece en Brasil y Argentina según Yannollas (1996), en dos modos, en el primer descentralizado. Por lo facto teniente de los riesgos de convertir las leyes nacionales con mayor condiciones de hacerlas aceptadas están en la dimensión territorial y burocrática que disminuye la acción directiva del gobierno central vaciando políticamente de control. Los cordones sectoriales burocráticos de Argentina, por su vez, tendría al mayor efecto de su jurisdicción centralista acordando que las toma de decisión estaban más presente.

6 Una posición allá de la industria, donde la mujer trabajaba con sus hijos, como nos muestra Marx (1996) la ocupación fuera del hogar de las madres y el descaso y lo mal trato con los niños que llegaba al envenenamiento debido las condiciones antinaturales de la vida en el período de la revolución burguesa en la industrialización. Las muertes se hacían común en las fábricas. Quien cambia tal situación fui Owen con una gestión que ocupaba la educación en espacios delimitados de la industria.

_________________________________________________________________________________

7

Lo trabajo de maestro en la escuela primaria, históricamente se dio esencialmente masculino, y pasa a las manos del femenino en conjunto con el proyecto nacionalista que desea poner todos en la escuela. El maestre-escuela (mestre-escola) termina su fulguración para tornarse objeto obsoleto de un tiempo pasado. Eso se dé también con otra configuración que unía el aspecto nacionalista con el pensamiento cristiano de la organización social a través da familia hetera, de la idealización de la mujer, mentora de esta familia constituyente como célula social de la nacionalidad. Tal comentario se basa centralmente en el período de 1870 hasta 1930 que firmaba la ideología del femenino como cuidadora de los niños fui acrecentado en el dispute nacionalista de poner La mujer como la madre de la nación, por ser intocable, buena, frágil y de obediencia al dictamen social arreglado en el seno de la familia androcéntrica. Hasta el siglo XVIII, siguiendo el estudio de Yannoulas (1994), se acreditaba que la diferencia de hombres y mujeres se daban por naturaleza gobernada por el espiritual. ―Asociada a la idea riqueza de la nación, la maternidad Biológica de todas las mujeres asumió un sentido político y público anteriormente desconocido‖ (Yannoulas, 1993, p.03). (La construcción de la familia exigía la formación de la pareja como ejemplo cristiano, necesario a la producción de sentidos ejemplares del nacionalismo. Antes de todo, la mujer se ponía en el mundo como productora de varones, habiendo descalificaciones se tuviese más hijas que hijos. En esto sentido, la figura femenina tendría dupla función, el cuidar de la familia, e de producirla con hijos que garanticen el desarrollo nacional. El varón como único posible a ser ciudadano. La célula mater del nacionalismo implica la manutención de la mujer como la reina del hogar y la productora de varones, esto es, ciudadanos. Por otro lado de constituir medios para que la mujer tuviese en el proceso nacionalista mayor participación en el sentido de propiciar las condiciones de confirmar de lo que harían en el hogar se ejercerían en la clase de aulas para los niños con mayor teorización científica. Como se dio en el evolucionismo darwinista, la visión social de la mujer hecha utilitaria como sea productora de la orden del hogar, especialista en su maternal cuidados con los niños en continuada a un determinismo biológico e social, y de una evaluación que se trata de le dar secuencia a evolucionar. La intención de integrar los modos de vida a un nuevo se relaciona a la asertiva de que el racionalismo científico que conformó los ideales de las luces, sin embargo relacionado al desarrollo tecnológico, se ubica en la revolución económica-industrial, post revolución burguesa exportada a las antiguas colonias para una nueva colonización o encerramiento de cualquiera dificultad de implantación del modelo industrial. La estrategia del capital en conjunto con el Estado fui construir la ideología centralista del Estado y la conformación de la sociedad a una ordene legalista, del contrato social rousseauniano, la espiritualización de la educación primaria a través de la feminización, la familia y su definición heterosexual.

La división por sexo7 tuve como fin transportar a la clase la madre, y en conformar que la patria tuene la función de emanar las políticas de agregación del pueblo común a la obediencia del Estado central. En esto sentido la atribución de enseñanza a la mujer fui un paso necesario para el ajuste ideológico del nacionalismo.

7 Hay discusiones actuales a respecto de una educación diferenciada de pedagogía que separa los sexos. Artículos científicos retoman el asunto. Uno de los debates más conocidos está presente en el artículo de“¿A dónde van las pedagogías diferenciadas? Hacia la individualización del currículo y de los itinerarios formativos.” Perrenoud (1998) disponible en: http://ddd.uab.cat/pub/educar/0211819Xn22-23p11.pdf

_________________________________________________________________________________

8

en la separación funcional y utilitaria por género. Por otro movilizó la defensa contra la exclusión de la mujer como ciudadana, y las luchas feministas se estamparon contra el androcentrismo nacionalista. La ideología del globalismo del Estado El disciplinario del capital para actuar dentro de estructuras normativas internacionales exige la conformación de fronteras y el nacionalismo fui la condición para seguir la Revolución Industrial, hecha a partir de la Revolución Burguesa. Es a partir del movimiento del capital que se pude entender los efectos ideológicos del poder. Rechazase que El estado sea agente de la sociedad y del interés nacional. En el marxismo, sin embargo, como esté en el plantearlo con su fin, y así del fin de la explotación social a su servicio. Es lo que dice Engels (1884) que la mudanza necesaria es levar el Estado a su ubicación final: al museo junto con las hachas de bronce, a ser conocido solamente resquicios del pasado. En cuanto no llega el momento de la remoción, el Estado centralista construye ramificaciones con su aparatado estructural condicionando su acción política interna con las clases económicas y definición de políticas concordantes con los interés de las tales. Específicamente con la abertura a la globalización en contrario a las necesidades locales, intermediaciones con importación y exportación, con una trust internacional que pone incluso la cultura como asunto de negocio homogeneizada en el liberalismo prescriptivo del capital. La etapa siguiente se dio finales del XX con la destrucción del liberalismo nacionalista con la construcción del neoliberalismo que tiene en su presupuesto la división del Estado en agencias, en disminuir el tamaño operativo y de sus aparatos. Con la crisis del capital en los pós-guerras, la flexibilidad del capital operativo fui definir políticas que tenían como aporte el sujeto en su dimensión singular, pero no más sujeto a las condiciones de la totalidad posible, más el individual como configuración máxima de un poder liberal. No más la cooptación de las comunidades como del Estado, y no más un Estado centralizado, sino una agencia global mantenida por una administración legislada por el capital internacional. Así miramos que las luchas en Latinoamérica por la escuela pública concebida como una lucha de la nación es sospecha en relación al desarrollo prometeico. La nación sigue las determinaciones del poder nacional, del Estado. Provenientes o no de luchas sociales, cargados o no de ideologías globalizantes el Estado administra el cuerpo social, y el cuerpo del singular, de su artimañas en se manifestar fuera de la regla, de la norma mantenida con sus manos a través de sus aparatos ideológicos, culturales, legales, y de fundación ideológica.

Siguiendo la ideología del sistema heterosexual, incluso a sostener que se trata de la naturalización de que lo sea una definición de familia, implica conocer la fundamentación científico de las diferencias sexuales, de las posiciones sexuales en la complejidad de las tomas de posición del sujeto, y de las movilizaciones del capital que directa o indirectamente influí sobre el contemporáneo en la diversidad. Por otra parte, el cambio de retos sociales es resultante de una multitud de situaciones causadas por la fragmentación de la vida, del sentido y significado. Si las ideologías son a menudo medios colectivos han de seguir sin reflejar, en consecuencia ―hacia algo que nadie sospecha, corresponde al analista hacer ver el grado de falsa conciencia, pero él no puede pensar en extrapolar una predicción sobre la evolución de las cosas a corto o mediano plazo.‖ (Angenot, 2012, p. 12). Por lo tanto, el nacionalismo sostiene la síntesis de las promesas, racionalismo mecanicista, una garantía positivista de que todo lo más se seguirá. El proceso globalizante se considera histórico con la movilización del capital en disminuir las distancias entre el centro, Estado y la diversidad social y

9

cultural de la gente dominada. En esto sentido, cuando se habla del Estado y de sus aparatos está se hablando de la conjugación del político-administrativo con el privado económico de la capitalización. Lo post-modernismo emergente surge y cae ante las apropiaciones fulgurantes del capital. Las premisas sociopolíticas en Latinoamérica en la diversidad sexual se presentan como acción del capital en el disciplinario dominio del sujeto. Entendiese que el desarrollo humano en su perspectiva antropológica cultural, de prácticas aceptas y reproducciones que se refiere a una mejor posibilidad en mantenerse como bien común en la intención de vivir comúnmente. En la historia antropológica de la familia, la estructura no es genérica comprendiendo la organización comunal en clanes. Hay una diversidad sexual en la historia humana a partir de la familia en cuanto sea central a la reproducción de la especie. El evolucionismo aplicado en esta premisa hace potencializar su contrariedad donde la especialización se hace indefinida en las definiciones sexuales. Mantener el grupo, su cohesión no se refiere a una sexualidad productora, sino al común hecho por los comunes a su manera. Proviene eso de múltiples formas relacionales que conforman la estructuración social. Ejemplos de sociedades matriarcales, patriarcales, espirituales de diferenciación o no diferenciación sexual, cambios de parejas sexuales cuanto cantidad, calificaciones, jerarquizaciones, se vírgenes o no, sexistas y no. En situaciones relacionados a espacios, tipos consanguíneos, extranjeros, capturados o no, esclavos o serviles, en edad, en las tipologías corporales, en rituales, en el soldado, etc. Todo se hace históricamente muy diverso para sostener cualquiera alternativa, una vez que se confluí al ser constituyente en el humano su multiplicidad. Mantenida por el capital, cualquiera de las actitudes de preconcepto son por eso mismo previas del real subrayado al disciplinario de Estado y capital. Así, el poder fálico de la guerra, de la sangre no es desatado con los conflictos, pero anticipada en la orden guerrera, en la uniformización del cuerpo en su significado bélico, sanguinolento. La especialización del humano no se especializa en el centro de la humanidad pensante, consciente o sometida a alienación del capital al fetiche de la mercadoría. La premisa segunda como se presenta, pone en duda toda la experiencia vivida del humano en el seno del clan en el comunitario, pero muestra la diversidad de relaciones posibles en condiciones presentadas por culturas diversas. La pierda de sentido del cuerpo se hace en la pierda de su significación biológica, de ser carga, de su caracterización funcional y utilitaria y en definición de un cuerpo cuyo señor nos es servil, sometido. Las simbologías agregadas al sujeto en el mundo de cambios sociales pone el cuerpo como consignado a acciones de fuera a dentro. El cuerpo como sentido y significado que traduce quien le hace, como un resquicio, un estema del concientizado hombre del pasado. Para Le Breton (2002) en la comunidades embasadas en la tradición tuve el cuerpo como elemento de las energías del colectivo, el entiende que en las sociedades individualizadas (por lo tanto separadas) es como el interruptor que demarca los límites de cada uno de donde comienza y se hace término la presencia individualizada. El cuerpo como instancia de las marcas significativas de su origen, de una identidad estampada desde la cultura y lo que, como pivote central de campo simbólico, entre medio camino, el cuerpo se presenta hoy como espacio de albergaje de la multiplicidad.

La pose del cuerpo salido de las manos del Estado es entendido como la pose de placeres, surgiendo el producto hecho por el mismo. El productor de sí mismo es la cosificación del objeto cuerpo. Las escollas de los productos fuera del cuerpo son en el mismo, la escollas de sexualidad o deseos con lo cual el cuerpo es fuente. No habiendo más control del Estado sobre el cuerpo, hay el control de la masificación de las

10

ideologías objetivadas en mercadorías con las cuales el cuerpo enterase. El cuerpo es la mercadoría que cambiase en mantener la pose, las escollas del sujeto sujetado en el capital, en el sujeto ampliado a tornarse el individuo de sus placeres. Y el placer en esto sentido tiene como fondo la propia producción hedonista de la cosa, en el individuo. Hecho eso por la atomización del sujeto en el proceso de movilización del capital y de la gerencia de la agencia Estado pro capital, el sujeto se despliega del control estatal tornándose sujeto de su cuerpo. En la trama de ayuntar el cuerpo y disciplinarlo el Estado lo pierde, y el sujeto se traversa con una idea de cuerpo pero no lo domina. Así, el dominio del cuerpo en la escuela, en las instancias disciplinaria de preguntas y respuestas prontas de los sistemas hegemónicos no la cercearan de hacer mudanzas arriba del control de Estado/capital. La diversidad sexual se hace en procesar el ser en su manifestación humana porque el ser no es solamente el ser del pensar abstraído, de subjetivaciones y representaciones finales. ―Cada comunidad humana elabora su propio universo sensorial como universo de sentido.‖ (Le Breton, 2002, p.59), la contradicción en hacer la separación por género reproduce la ideología del capital, y de lo cientificismo al atomizar y de realizar diferencias, exclusiones contrarias al desarrollo histórico y social de los modos relacionales. Se refiere a escollas que mismo no definidas son claras teniendo en vista las prácticas sociales. Por lo tanto, los razonables que llevan las personas a decisiones impares recurrentes del sujeto contemporáneo son inclusas en la totalidad ontológica humana. El ser del humano relacionase al social como punto referencial de la humanización, por lo tanto éticas. Así, la diversidad sexual se relaciona a una ética y a una ontología del ser social. Para el capital es mejor la desagregación familiar en todos los sentidos, presupuesto que aumenta el consumo, la producción, concurrencia a puestos de trabajo, especializaciones y se le abre retos para la movilización de acumulación de que hacer discusión a respecto de opciones sexuales no se integra a una discusión por el amor o por necesidad de trabajo, de paz. El diverso necesita de comprobaciones en su diversidad antropológica, del ser. Sin embargo, el ser del hombre es totalizado en la humanidad, pero la consciencia de la abstracción del total de todos los humanos so es posible a través del sujeto en la práctica social, ―en una palabra, el sentido humano, la humanidad de los sentidos, se constituyen únicamente mediante la existencia de su objeto, mediante la naturaleza humanizada.‖ (Marx, 1864, p.10). Al someterse a los modos existenciales en el globalismo neoliberal sostiene que la mercadoría en todo su sentido, tanto sea inmaterial cuanto material se define a una mercadoría ayustada en la difusión del semejante a través de la diferencia. El ejercicio del capital es unir en la homogeneización y separar en los modos de actuación, proponiendo que el mundo libre solo tiene la opción única de consumir o que la industria de la cultura y mercadoría produce. Es así el disciplinario máximo para la acumulación y la libertad máxima para el consumo poniendo en las manos del sujeto los retos in-administrables de su existencia.

Se las escollas se refieren al objeto, a decir que las escollas se refieren a bien de uso, de utilidad, etc., por otro, que las objetivaciones de sí mismo no surgen sin la referencia del otro, de forma que el otro es presente también en la singularidad del sujeto en su subjetividad humana. El reto hecho por el capital en el proceso de re-dominación colonial puso la mujer, en el cierne del nacionalismo. La docencia sería aplicable a través de concepciones hegemónicas del período histórico que consideraba ―las capacidades educadoras de las mujeres son en realidad una extensión de sus capacidades maternales‖ (Morgade, 1992, p.75), naturalizadas ideológicamente y no definitivas, finales si no parte del proceso histórico. Así, como no es la mujer en la

11

escuela una situación natural, sino que es natural que la humanidad promueva el sentido del trabajo en todas sus instancias a partir del proceso ominilateral8 en la humanización. Pero lo aparato educacional como en la crítica relacional a que dije Bourdieu (1996) reproduce lo acento de su control de Estado a condiciones previsibles. En el sentido educacional, en el proceso de validación de una posición cualquiera es resultante del proceso de humanización. Eso representa que cuanto más la toma de decisiones estuvieren relacionadas al colectivo mayor efecto el singular tiene en la pose de sí. La mediación hace por tanto, el acierto mediado en las contradicciones de la vida la hace praxis. El surgimiento del cuerpo en el contemporáneo hace surgir también el humano en sus múltiples dimensiones. En el decir de Foucault (2000) el ―humanismo‖ renacentista y el clásico ―racionalismo‖ pudieran configurar en la orden del mundo lugar del pensar humano, pero no llegaran a pensar el hombre. Pero ese estajeo histórico no se da a uno reto histórico evolutivo, y mismo no se hace resultante matemático de probabilidades funcionales y no es la soma final de uno tiempo para el uso humano, como utilidad existencial. El período humanizado del cuerpo fui posible con su uso ordinario para el trabajo, en la universalización nacionalista, en la separación de los sexos, en la represión totalitarista y en despliegue ético-moral del capital en relación a la comunidad, y la ideologización del cuerpo cono único espacio posible que el humano construye fronteras. Tener o no, capitalizar la existencia o no. En facto no es decisión sino sometimiento. La lucha por un real concreto concientizado pone el humano en el centro de las discusiones, y ese humano humanizado. A partir de la totalidad entender el singular, y el singular como histórico y como señor de su acción existencial, de subjetividad y práctica social consciente. Con la destruición de la ideología de la heterosexualidad se presenta en el diverso social, la humanidad. La necesidad social, nos advierte Lukacz (2002), se firma sobre la presión que sufre los individuos de forma en general anónima donde las tomas de decisiones son orientada para lo que hacen. Es por tanto ontológico que lo grupo social aplique sus intenciones en la lenguaje complementaria al cuerpo, al sentido y significado del hacer. Presupuesto, continua Lukacz, los hombres actúan, realizan por si mismos las acciones aún frecuentemente, en sus convicciones actúen contra. El sujeto deja de ser el monstro, el diferente en causa, deja de luchar contra su percepción de vida porque no esté solo sino consciente, humanizado.

Si suponemos al hombre como hombre y a su relación con el mundo como una relación humana, sólo se puede cambiar amor por amor, confianza por confianza, etc. Si se quiere gozar del arte hasta ser un hombre artísticamente educado; si se quiere ejercer influjo sobre otro hombre, hay que ser un hombre que actúe sobre los otros de modo realmente estimulante e incitante. Cada una de las relaciones con el hombre —y con la naturaleza— ha de ser una exteriorización determinada de la vida individual real que se corresponda con el objeto de la voluntad. Si amas sin despertar amor, esto es, si tu amor, en cuanto amor, no produce amor recíproco, si mediante una exteriorización vital como hombre amante no te conviertes en

8 Sostenida no solamente con la visión del hombre en proceso si no en la procesualidad de la existencia en todos los sentidos de construcción histórica del sujeto. El desarrollo, se posibilitar la construcción de potencialidades no presentes, pero producidas por él en la práctica social. Tratase también de una base ontológica del humano en su producción del ser social.

_________________________________________________________________________________

12

hombre amado, tu amor es impotente, una desgracia. (Marx, 1864, p. 43). Cambiar, hacerse flexible es una necesidad de los aparatos en proyectarse haciendo valer sus ideologías. Se antes se daba bien al nacionalismo hoy se queda bien a los movimientos sociales que desean recuperar sus identidades, – pero no las encuentran. El motivo es que el sujeto fragmentado, disjunto a expansión de los movimientos y de las causas relacionadas al trabajo, a la vida no tiene más como volver y no más como adelantarse en dirección de su propio sentido sino en sí mismo, al signo de aquello que al buscarse se hace común. Ahora, en la junción epistémica de una cantidad valida, se concibe el sujeto potencializado con sus pares, como los que hacen búsquedas. Ellos se conectan y desconectan, debaten uno con otros, en grupos que unen e si pierden, son agencias comprimidas en un individual que surge apenas en la condición del acaso, uno acaso dado por el capital, por lo padre nación, por la legalización de que su cuerpo pueda manifestar o no, de que su escollas sean aceptas o no, pero que es un ser dependiente del fortuito. Por eso, en esta epistemología, el ensamblaje, la conceptualización es hecha por tiempo, por períodos. Es hecha y desecha que es la condición de ser en al mismo descartable. El sujeto reificado en la cosa es lo subsumido al imperio, a mudas que no contabiliza, es que se lo plantea rizomatico, en un real que se lo pierde al definirlo movido al encuentro fortuito de su conexión. Agencia de si mismo ello no carga algo a pensar por los demás porque no hay condición evaluativa para abstraer una totalidad sino un conceptual perdurado en la funcionalidad y utilidad. Motivo porque esté obstruido por la novedad técnica y libertad virtual. Hay escollas pero conectivas en cuanto alimentado por la red. El cuerpo no más como parte de un ser pensante, el cuerpo no más como materia hedonista que sostiene la subjetivación en el deseo, el cuerpo no más cargado a soportar las duras marchas del trabajo sin gaño, el cuerpo no más sexualizado, mas humanizado surge en medio a crisis de una ideología postmoderna para el entendimiento del nuevo sujeto, no individualizado, mas fragmentado en las fulguraciones electivas del capital, de sustrato mercadológico seguido al consumo. La regulación de tal sujeto so fui posible con la estructuración del cerco cultural, de fronteras, de separaciones, de luchas comunitarias, por decir que se existe. No más el sujeto de la nación identificable, no más el sujeto del futuro delineado, pero el sujeto hecho en pedazos, multifuncional, ocupado, transnacional, exportado, sin lengua, sin tierra, electo el sujeto del consumo global. La división del estudio del cuerpo se desplaza en la lógica disciplinaria, de reglas sociales, del control nacional del poder de Estado. Cuerpo en la medicina, en la sexualidad, en su presencia social, en la religiosidad, en la escuela, en todo se comparte la forma que se despliega de un real previo, conocido y se desmiembra en partes no registradas. La humanización que reviste el cuerpo aislado de la historia del pensamiento humano tornase implacable en cuanto sea esencial al entendimiento de que en la historia el humano se hace humano en el proceso de humanización. Una humanización que hace surgir el cuerpo y el humano. Eso es, en la concientización de que en el proceso histórico la diversidad sexual se presenta evidenciada pero jamás pensada con tanta fuerza como se da ahora. En tal sentido, refiérase las condiciones existenciales del contemporáneo a partir del histórico dónde el cuerpo se muestra real pero inalcanzable en sentido completo de su complejidad.

También no hay síntesis que sea posible que configure ese nuevo sujeto en pedazos, quien es y para donde sigue. Es decir que los teóricos se perciben en conjunto a lo demás en crisis epistemológicas, haciendo amaras en diversos puntos incongruentes

13

de la conformación teórica. La crisis epistémicas non considera el humano hijo de su percepción, fenómeno entre materia y espirito, de uno ser que se queda solamente a caminar en el mundo, ahí. El hombre del trabajo, en el trabajo muerto, en la exploración geométrica de relativización de la producción lo hice señor de sus propias miserias. Surgido de la subdivisión del trabajo, que resulta en el capitalismo adelantado en el part-time, en el trabajo informal, y del trabajo solidarizado. Su identidad de sujeto no soporta ser una parte de otra parte no definida. La maquina tecnológica productora de virtualidad disminuye la necesidad de subjetivación y capacidad de elección ética en relación a una totalidad. Surge por tanto una positividad fragmentada en una funcionalidad y utilidad de este nuevo ser. Ello se hace en búsquedas de suceso pero el suceso, sucesivamente le abandona a otras posibilidades teleológicas, de fines esperados e así, en cada tiempo se lo pierde. El neopositivismo muere antes, en la promesa que ninguno puede se creer suficiente. El pensante que hacia escollas, el sujeto fetichizado subsumido en la mercadoría en cuanto valor, y al mismo, reificado – en cosa transformado –, se pierde en la trama simbólica del cuerpo. Ello, el cuerpo se centraliza en las relaciones, al mismo tiempo debido las diferencias causadas por el capital en compartimentar las formas por lo cual el cuerpo debe manifestar. En sentido lato, hay interferencia sustancial en las tomas de posición, o conformación ideológica relacionada con la sexualidad, con la debilidad, fortaleza, con las condiciones corporales que no se casa con el pensar estabilizado, conocido de la ciencia. El ser sin cuerpo es tomado por el que le reconfigura a expresar su existencia de forma siempre diversa. Consideraciones El recorrido teórico posibilitó entender que las políticas de enseñanza están integradas a utilización de la cultura excluyente y como una manifestación del poder en una visión utilitaria de un tipo de mujer, la mujer de la sacra familia. Poniéndola en una situación de manutención de esta tradición histórica y cultural hegemónica del status de madre del mundo, una imposición de modelo. Sobrevendo tal madre con al de maestra como principio de este tipo histótico e cultural de poder androcéntrico. La feminización de la educación acontece en detrimento del histórico masculino de la educación. Entendió que el recorte la pone como figuración de una cultura antropológica que la mantiene dentro de la función reproductora. La mujer en la Educación primaria por otro lado posibilitó las luchas feministas contra la explotación y la toma de posiciones muy adelantadas del positivismo nacionalista. Entendió se que el histórico colonialista y post-colonialista mantuve la Latinoamérica en distancia al su desarrollo sometiendo intervenciones en los gobiernos por una ideología de reestructuración y unión social causadora del nacionalización de los pueblos, una estrategia de los movimientos del capital – el desarrollo industrial, el desarrollo tecnológico –, y la organización nacional para el nacionalismo como medio de centralidad de Estado.

La toma simbólica de la cultura comunitaria por el Estado, de transferencias significativas – simbologías a otras como sus representaciones, de la madre en la escuela, de la nación madre de todos, de la gobernanza buen padre -, en relación a las manifestaciones que antes se hacían en la comunidad del pueblo para tornarse de ―todos‖ (del Estado Nación). El discurso social como previsible, el conocido otra vez representado en el lenguaje de hablas no interrumpidas presupuesto el continuo del proceso cultural. Pero, así como la lengua, el cuerpo hecho de signos sufre las acciones de tales discursos, y de ellos las representaciones más brutales que se hicieron a dividir

14

el mundo en partes de los que pueden tener un cuerpo hablante, vivo y los que son colonizados, controlados por los esquemas simbólicos con influencia directa y indirecta del capital a través de sus representaciones sociales La estrategia de nacionalización a través de la apropiación simbólica de la cultura de la gente construyendo un Estado que emana esa cultura, a decir que la protege. Mantenedor de una historia educacional androcéntrica departida en los sexos. Función por género naturalizando la mujer en la educación primaria, – representación de la familia heterosexual, y esta familia como célula mater de la sociedad. La estrategia mantuve la orden familiar como esencial a la gobernanza nacionalista androcéntrica. Reproduce el varón como ciudadano nacional – correspondiente al gobierno centralista –, padre de la familia y del desarrollo industrialista naciente.

En si considerar que el nacionalismo es la respuesta sintáctica del racional aristotélico, al racionalismo científico, del evolucionismo darwinista, de la naciente doctrina liberal positivista con la revolución de los burgueses e de los aparatos tecnológicos para la producción de la revolución capitalista en el industrialismo, el nacionalismo como el puente entre la explotación estratégica de más valor relativo con la producción industrial del siglo XX y la planeada del part-time del uso utilitario y funcional del trabajo hoy, sustituyendo el trabajo en su totalidad por non trabajo o trabajo muerto9. En cuanto en el proceso nacionalista pone su sustentación doctrinaria en las manos de la mujer en la escuela primaria, prevaleciendo la familia heterosexual como central de la producción de los ciudadanos, varones, hoy, con los procesos de acceso a los productos sociales del non trabajo, de los medios tecnológicos pone en las manos del individuo su primacía exterminando la ideología de la familia heterosexual y de la definición sexual. La acción dominante del Estado no consigue atingir su objetivación de pleno control de la sexualidad haya vista las múltiples feminidades y masculinidades. En las etapas históricas, surge la pauta del discurso disciplinario que establece como el juego entre capital y Estado construye políticas sociales, y el cuerpo como lugar de control del poder. Y como las luchas feministas hicieran la muda de centralidad androcéntrica. La ruptura de la familia y la construcción exacerbada del individualismo tiene dos fundamentaciones, uno de la dispersión del capital en el seno de la globalización incidente en culturas locales y por otro de la necesidad de libertad del sujeto en su posición sexual, de su percepción humana. La escolla del producto para el consumidor es en el mismo ideológico que pone la mercadoría como centro de escollas. Al mismo puede ocurrir con la escolla en cuanto teleológico de sexualidad a partir del comportamiento social. Eso hace volver a predicciones darwinistas, mecanicistas de la existencia por dejar de lado la práctica social. En el montón de posibilidades consumidoras, la atomización del nuevo sujeto sujetado al capital, que considera en el contemporáneo mejor producir el descartable en el proceso avanzado de novedades constantes en cantidad jamás pensadas en en organismos estructurados como en la familia heterosexual.

El control del Estado en la comunidad se perdió en la individualización, esta fui procesada en la continua división social del trabajo, surgiendo un cuerpo indomable, que no puede ser institucionalizado, en se considerar que el contemporáneo pone las agencias de gobierno como escusas claras con paridad al neoliberalismo entre

9 El estúdio de Ricardo Antunes sobre el trabajo muerto. “As configurações do trabalho na sociedade capitalista.” 

Disponible en : http://www.simucad.dep.ufscar.br/AETpos/as_metamorfoses_no_mundo_do_trabalho.pdf

_________________________________________________________________________________

15

público/privado, de un lado disminuid el control de la sociedad sobre lo que es público, por otro define una mayor liberación del sujeto en el mundo totalizado por el capital. El cambio de las promesas futuras con las culturas son representaciones de búsquedas imposibles, síntesis, en la cosa mercadoría en el paraíso terreno, de la institucionalización de las utopías. Ellas, vencidas con la ideología fractal del capitalismo neoliberal. El centralismo del Estado en Latinoamérica si hice en compartir el poder con aparatos de Estado con determinada autonomía, que, por lo tanto hace coincidir interés con el poder. La mujer se hice medio de venta ideológica nacionalista y a partir del histórico centralismo androcéntrico. Los paños calientes de poder del androcéntrico nacionalista hice por extensión una naturalización de la madre en maestra. Intención de mantener el status quo de la representación de la mujer sometida, de potencializar la ideología heterosexual, de la exclusión social entre otros más posibles aproximaciones. Una sumisión de un tipo de masculinidad a una lógica de feminidad sacra cristiana, por lo tanto, histórica y cultural en su tradición. El surge como presión del capital para la fulguración del individualismo en la atomización del trabajo, y en el mismo, de la mercadoría. Por otro la diversidad sexual no es acaso, mas deslinde de las respuestas contrarios al esperado por el capital. La individualización, esta fui procesada en la continua división social del trabajo hace surgir el indomable cuerpo, y con él, el ser retomado y no institucionalizado, no cooptado por lo Estado. Presupuesto que la concientización del cuerpo no es en separado de la concientización del humano. El humano que se presenta en el ser. Este ser surgiendo como punto referencial de ese cuerpo no dominado, no sometido, un ser cuyo proceso histórico se aclara en las prácticas sociales.

Bibliografia

ANGENOT, M. Fin de los grandes relatos. Disponible en: marcangenot.com/…/FIN-DE-LOS-GRANDES-RELATOS-Traducció…

BEN, P. ―Muéstrame tus genitales y te diré quién eres. El hermafroditismo en la Argentina finisecular y BOURDIEU, P. La reproducción, elementos para una teoría del sistema de enseñanza, México, Distribuciones Fontamara, 1996.

ENGELS, F. El origen de la familia y de la propiedad privada. Disponible en: www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/…/el_origen_de_la_familia.pdf

FRANK, A. G. Latinoamérica: subdesarrollo capitalista o revolución socialista. Pensamiento Crítico, Habana, nº 13, febrero de 1968. Disponible en: www.filosofia.org/rev/pch/1968/pdf/n13p003.pdf

LUKÁCS, G. Prolegomenos para uma antología do ser social. São Paulo, Bomtempo Editorial, 2002.

LE BRETON, D. La Sociología del Cuerpo. Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 2002.

_____. Antropología del cuerpo y modernidad,. Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 2002.

LAMAS, M. Cuerpo: diferencia sexual y género. Buenos Aires, Taurus, 1997.

MARX, K. Manuscritos económicos y filosóficos, N.3, 1844. Disponible en:

http://www.search.ask.com/web?l=dis&o=100000027&qsrc=2873&gct=sb&q=manuscritos%20econ%F3micos%20y%20filos%F3ficos%203 MORGADE, G. La docencia para las mujeres: una alternativa contradictoria en el camino hacia los saberes ―legítimos‖ en Mujeres en la Educación: género y docencia en la Argentina 1870-1930, G. Morgade (comp.), Buenos Aires, Miño y Dávila, 1992. MESQUITA, M. Especialistas defendem separar meninos e meninas nas escolas

Disponible en:

http://www1.folha.uol.com.br/saber/909195-especialistas-defendem-separar-meninos-e-meninas-nas-escolas.shtml

NARI, M. A. La educación de la mujer (o acerca de cómo cocinar y cambiar los pañales a su bebé de manera científica), Buenos Aires, Mora, 1995.

SCHARAGRODSKY, P. A. (2007). El cuerpo en la escuela. Explora, las ciencias en el mundo contemporáneo, Ministerio de la Educación Argentina, 2007.

Disponible en: http://www.bnm.me.gov.ar/giga1/documentos/EL002216.pdf

SMITH, A. A riqueza das nações. San Pablo, Nova Cultural, 1996.

YANNOULAS, C. Iguais, mas non idénticos. Estudios feministas, N.4, 1994 _____. Educar: una Profesión de Mujeres? La Feminización del Normalismo y la Docencia en Brasil y Argentina 1870-1930), Brasília, Revista Brasileña de Estudios Pedagógicos, 1993.

Disponible en:

http//:www.rbep.inep.gov.br/index.php/RBEP/article/view/347/351


Pedro Moreira Nt

Buy Books:

Amazon | Barnes & Noble| | Books A-Million | IndieBound | Powell’s |

Kobobooks

 | Apple I-Tunes | Rakuten

Free:

 A Travessia do Lago 

Author Blogs

http://abobledios.blogspot.com.br

http://cronicadacasa.blogspot.com.br

Doença curável

Eliandro –  Sejamos relegados à doença, melhor. 

Otomilda – Não fale assim, você tem que mudar. Eu te ajudei, teu pai quando estava vivo ajudou, a gente é uma família. Você vai sair dessa, tenho certeza. Mude o seu pensamento para um pensamento militar, uniformizado, alegre, algo que dá tiros, algo que elimina a raiz do problema.

Eliandro –  É uma questão de psicologia.

Otomilda – Somos assim, fazer o quê? Nada. É só impressão. Você está de luto, querido.

Eliandro –  Psicologia da dívida.

Otomilda – Pense na psicologia da liberdade, tanto por fazer. Hein?

Eliandro –  E não à psicologia do domínio colonial.

Otomilda – Pare querido, pare. A gente ainda não foi todo explorado Eliandro. Olha o tamanho desse lugar! Ha-ha! Pense. Está no nosso sangue.

Eliandro – O DNA da miséria, da eleição do bandido, da prostituição do trabalho da carne, da estupidez conjuntural em que se escolhe ser, no grupo, individual.

Otomilda – Pois então. Não é assim. Tenha calma. Posso dizer que vai sair daqui logo.

Eliandro – As potências, os grandes estados (com letra maiúscula) possuem o direito de serem colonizadores eternos, por isso essa tecnologia de segunda ordem, da fruta mordida, do roubo.

Otomilda – Come-se o que tem; come-se a própria carne Eli.

Eliandro – Mas nunca o que precisamos comer. Comemos o resto tecnológico, não produzimos nada.

Otomilda – O doutor já vem, vai ficar melhor, vai se tratar. O encalhe nos é oferecido como uma dádiva. 

Eliandro – Não podemos ser nacionais?

Otomilda – Claro que não. Estamos aqui por demora do barco que há de nos levar embora – hahaha. Desculpa, brincadeira.

Eliandro – Eles são e podem ser nacionais com eles mesmos, podem ser patriotas com eles mesmos e para eles mesmos.

Otomilda – Aqui não. Sabe disso. Você não é formado em engenharia do direito? Pois então! É uma crise, precisa parar de estudar um pouco e descansar. Faça economia.

Eliandro – É a economia que ganha com a perda.

Otomilda – Vá comigo para a fazenda e a gente pode andar a cavalo, ver as pessoas que quer ajudar, e tudo o mais. 

Eliandro – Aqui o assaltante não usa outra máscara senão a da economia, uma economia ético-moral que funciona na falta, da mesma maneira de como funciona a economia, que se alimenta da escassez.

Otomilda – É tudo isso muito grande. Cuida da sua ferida. Ela não pode ser o país inteiro Eli! A ausência total e completa e integral de referências, de identidade não vai ser mudada do dia para noite.

Eliandro – A gente faz o movimento obediente para a capitalização do domínio.

Otomilda – Desculpe amor, minha vida, eu não. Eu cuido de mim mesma, da minha horta na fazenda, e pronto. Haha. Já imaginou eu tentando ajudar toda essa gente? Morro, simplesmente morro. Quem faria isso? Haha. Quem, Eli?

Eliandro – Sei. Quando surge alguém que mobilize o não à subsunção: somos populistas. Na falta desse que ousa: somos populistas. E nos alegramos com o show da fome do pensamento livre, intelectual, crítico, que fala. Otomilda, nada vai adiante.

Otomilda – Viu tudo acaba nisso. Tem gente que não sabe ler o manual do moedor de ração, amor! 

Eliandro – A luta contra a fome educacional necessita da carne do conhecimento desaparece com drops que os mutiladores do saber social-comunitário nos oferece.

Otomilda – E quem há de matar essa fome imensa de valores? Quem? A universidade? Por favor, tenha calma.

Eliandro –  E discutimos isso na academia – e em nenhum lugar mais -, discutimos como velhos mecânicos que querem consertar o carburador do motor elétrico e não podemos encontrar a entrada de combustível.

Otomilda – Está vendo Eliandro, uma coisa alimenta outra. É a ecologia do interesse que move o mundo.

Eliandro – Somos liberais, não queremos estado e muito menos nação. Somos da esquerda queremos uma nação vestida à esquerda com estado centralizado da esquerda.

Otomilda – Anda a pensar demais de coisas que não tem porquê.

Eliandro – Experimente-se tratar disso nos países dominantes. Vão apenas perguntar: de onde você é?

Otomilda – E você nunca, entende, nunca responda. Haha. Pode ser que eles acreditem e acabe numa dessas prisões que escravizam gente como nós. Haha.

Eliandro – Eles podem erguer suas bandeiras e defender a sua gente.

Otomilda – Qualquer um pode. O risco é grande, sabe disso.

Eliandro – Para eles, Otomilda, para eles é um direito assistido até mesmo por todos os bancos e todas as transnacionais e com apoio ferrenho para que continuem a agir assim de todas organizações laterais.

Otomilda – Meu Deus, está muito revolucionário ou conservador demais, não sei. O médico já vem e tudo vai ficar ótimo, acredite.

Eliandro – Acredito. O médico vem e me põe a dormir. Isso é cura? 

Otomilda – Claro que não.

Eliandro – É muita estupidez. A toda parte a estupidez.

Otomilda – Sabe, Eliandro, o que interessa a eles é apenas comodities. Nada mais que isso. Hahaha. Falei.

Eliandro – Liberalismo entreguista ou esquerda tapa-olho, essa é a dicotomia. O controle é maior, alimentado com a plena e total ignorância, uma ignorância com pós-doutorado e teses em livros traduzidos para o russo, com movimentos sindicais com as mesmas palavras traduzidas – por falta de outras -, dos anos 20, ou pior ainda, com a mesma simbologia de 1789 quando o movimento de igualdade, liberdade e fraternidade veio desde antes, ou a revolta da rosa vermelha que ainda discute a plena revolução ou em etapas, comendo pelas beiradas.

Otomilda – Olha, posso te dizer que de qualquer maneira estamos à espera de alguma caravela que nos leve a um lugar manso. Haha. Já imaginou a gente saindo daqui e indo para a Europa. Haha. Vai ser divertido.

Eliandro – Aqui não. Não há onde atracar os novos colonizadores.

Otomilda – Eles virão do espaço, Eli. Vai ver.

Eliandro – Já vi.

Otomilda – Eu já chamei a mocinha de uniforme, ela vem e te dá um remédio. Nada de alucinações agora.

(Entra o médico)

Otomilda – Eli, querido, o doutor chegou.

Eliandro – Ele vai me dar adrenalina, não deixe Otomilda, não deixe.

Otomilda – Pare de bobagem, ele não vai fazer isso. Você não é doente terminal que vai usar UTI, e mais a mais, a gente tem dinheiro, pronto. (Eliandro mostra-se nervoso) Acabou, acabou, fica calmo.

(O médico aplica uma injeção)

Otomilda – Ele morreu doutor?

(O médico sinaliza que sim)

Otomilda – Graças a Deus, prefiro que esteja em paz. Assim não dá despesa.

Lupércio, o esquecido


Esqueceu que estava na AL e pensou descansar um pouco à beira do lago de Jatobá, aqui perto. Foi cedo, levou linha, isca e lanches. Ia tomar o porre – ia pegar muitos peixes. Foi muito cedo. Ainda escuro. Viu a lua no lago e disse para si mesmo: Vou tomar o porre. Não demorou foi enchendo o samburá. Ouviu um assobio. 

Os peixes vinham e entravam no samburá. Ele estava tranquilo. A lua cheia estampada, um sol da madrugada. Super-cedo ele foi pescar. E o porre – que é pegar bastante peixe a enjoar (não de nojo, não enojar, mas que tanto que não mais, tipo chega). E a lanterna veio andando. Ficou de butuca em um canto perto da prainha, onde a lagoa começa. E veio mais um e outro peixe. E em volta dele as lanternas começaram a chegar. 

E viu a lua do dia, que é o sol mesmo, bem fresquinho ainda. Foi muitíssimo cedo, e aguentou até a nascença do sol. Comeu o sanduíche, tomou o café, ajuntou as tralhas para voltar para casa que já eram 8h e pico. Ouviu um som, uma gritaria, uns carros ajuntados um no outro, barcos de tudo que era jeito pronto para entrar na água.

As pessoas esqueceram o motor de popa em casa e trouxeram cada qual uma estação de rádio. Desafiavam entre si quem ouvia mais alto. E o fogo. Fumaça de um lado e do outro, ele tentando sair, pedindo licença o samburá até a boca, ele já estava com ânsia (tipo ia vomitar – não por causa dos peixes, mas porque era muita gente chegando e ele sabia que ia ficar mal – ele ficava mal no meio de tanta gente. 

As crianças corriam para a água, os pais atrás delas, as mães rindo e ao mesmo tempo nervosas, (elas ficavam nervosas mesmo, e gritavam mais alto que se pode imaginar). E o farolete do sol aumentando de intensidade.

A luz cor-de-rosa da manhã amarelou. E ele na jornada atravessando as churrasqueiras, entrando na neblina, pedindo licença e ouvindo palavras grandes (palavrões).

Até que ouviu uma voz amiga, uma voz conhecida. “Lupércio, é você?” “Sou”. Ele era o tal. “Vim cedinho, mas muito cedinho da manhã para não ficar com o sol na cara”. E a fumaça subindo, as crianças chorando, outras rindo, e os pais conversando e não gostando nada de falar certas palavras.

E os barcos foram entrando na água, os rádios felizes em cada estação, e o trem sonoro voando, e o amigo perguntando: “E como está lá?” “Tá tudo bem.” “E  o Gildo?” “Continua o mesmo”.  “Imagino, aquele para mudar somente na porrada”. “É” “Pois é, pegou algum?” “É, um e outro”. “E vai para casa?” “É. Vou.” ‘Esta cuidando da Larica?” “Ela parou de fumar maconha, o medico disse que não precisava mais.””Não diga!” “É. Pois é”. “A Larica era uma gata, uma pessoa maravilhosa”. “Arranhava um pouco.” “Ha!” Ele não se enganava pouco.

Lupércio fez lembrar que Larica havia estado de visitas na casa do amigo e acabou arranhando a blusa nova dele.

“E ela está contigo”.  “Ela?” “É”. “Ela quem?” “A Larica, homem de deuses!” “A que parou com a Mari Juana?” “Sim. Não é sua esposa?” “Não, ela é empresária” “Não diga, e o que ela faz, a gata?”

“Anda arranhando por aí.” “Sozinha?” (Ele vibrou).

“Não sei, a Bane, sabe como ela é…” “Um pouco esquecida.” “Doze juntos” “Cortei o 12”

“Verdade, cortou”.

A lua cresceu o sol mastigou a gritaria e empinou no céu a primeira nuvem.

“Tchau então Lupércio”

Avoado saiu aquela asa do sovaco interno: “É”.

Esquecido, pensava que estava em Antes Livre. Não lembrava o nome do ex-amante de sua ex.

Às Sete

A escola ganhou carne, não havendo geladeira, acabou por jogar o sangue nas valetas, as rãs receberam uma enxurrada e deixaram os rios e vieram para a cidade em busca de um reservatório limpo, infelizmente os animais das fazendas que buscaram beber águas estancadas acabaram bebendo sangue coagulado e ficaram doentes, os bichos morreram. Mas devido ao interesse de lucro, vendeu-se  mesmo doentes em todas as carniceiras da região. 

Surgiu feridas no corpo de toda a população carnívora, e, claro, com a impossibilidade de banho, morte de rãs, falta de higiene, carne podre na escola, veio a infestação com piolhos. Não havendo mais rãs, grassou terrivelmente gafanhotos que destruíram todas as plantações.

Com o falimento da comunidade, e de todas as terras, soçobrou pedras sobre pedras. Houve um desespero geral entre fome e sede, falta de dinheiro, negócios, e por muito tempo a escola ficou fechada e uma descrença imensa nos seres humanos cresceu.

Sofrimento, êxodo em meio  à ignorância e falta completa de fé. 

Guerra por fim, tragédia. Deu-se eclipse completo, com a falta de aula de astronomia, acreditavam que os deuses  exterminariam a humanidade se não reagissem através da mortificação. E se feriam uns aos outros. Muitos morriam por exagerar na punição.

Vendo que os mais velhos, os primeiros batiam com mais força pensaram que os céus teriam feito deles os escolhidos para a próxima geração. A autopunição, bem como as brigas de faca mostravam a destreza dos mais fortes. Imaginaram que os deuses queriam um torneio.

Treinaram então, de cada comunidade e em cada territórios os futuros competidores.

E o treino exigia impiedade, seja com que fosse a luta, pai, mãe, irmandade eles estocavam com força até a morte.

Perceberam que nem sempre os fortes venciam. Que havia em cada um uma marca. Era como se fossem os escolhidos. Fizeram uma trégua.

E resolveram sacrificar os bons, os melhores seja por força ou por esperteza.

Os deuses queriam o sacrifício.

Mataram, cortaram as cabeças e as penduraram em lugar alto.

Pouco o que comer.

Os conflitos continuaram, um pouco menos.

Pediam aos deuses piedade, proteção. Marcaram o tércio.

Eram três dias de total quietude. Ninguém falava, ninguém comia ou bebia.

As crianças morriam sufocadas e famintas.

No terceiro dia o sol surgiu novamente. Os terceiros, os últimos, os fracos filhos de cada nação que haviam sobrevivido se apresentaram.

Os menos prudentes, os menos preparados, os mais absurdos e fora de questão, lunáticos, doentes, feridos, deficientes, os que falavam coisas que ninguém entendia eram mortos e devorados.

Então se esperava que houvesse algum entre eles que não prestasse a atenção. Um só que tivesse alguma fala absurda, que rissem, que não estivesse concentrado, que chorasse.

E quando se manifestavam, as tribos cortavam no meio e compartiam em pedaços.

As crianças que tinham esse comportamento eram poupadas por serem crianças. Porém tinham um lugar onde ficavam. Passavam a maior parte brincando e viajando na maionese – que aliás odiavam -, surfando no patê – que para eles parecia mais vômito enlatado -, patinando na manteiga, – que para eles era escarro com gordura.

E eram cuidadas, controladas dia e noite. Se uma entre elas se destacasse entre os demais, o guardião teria o direito de lhe dar uma flechada zero no coração.

As outras crianças, quando isso acontecia, riam muito, e sem dar tempo de qualquer fuga elas pulavam em cima. Arrancavam os olhos e o coração e comia na frente da grande lousa da energia sagrada.

O regulamento das tribos de cobrir e de silêncio dizia:

Quem for completamente desatencioso e virado a breca.

Sem começo e sem fim.

Sem motivos.

Feitos de desprezo completo de tudo.

E de terem alegria absurda sem obedecer a hora do silêncio.

Quem não sentar e calar.

Os que não puderem tomar distância.

Esses não entendem dos deveres.

A moleza era punida.

O choro, punido.

A resposta, punida.

Desobediência, punida e punida.

A fome, punida.

A postura, punida.

Desejos, punidos.

Ir ao banheiro era duplamente punido, punido.

Os pais eram punidos.

Eles retrataram a realidade.

Experimentaram desde a morte dos primeiros lugares, os agressivos, os competitivos, os competentes, os espertos e ligeiros, e, mais que tudo, herdeiros.

E foram buscar caminhos para que, ao invés de sangue pudessem melhorar as relações entre as turmas.

Chega de deuses.

Puniram os deuses.

O mito acabava, os deuses descansavam.

E os abrigos não tinham mais o que fazer com os controladores.

O mundo não tinha mais esperanças, não necessitava mais de sacrifícios. 

O retiro das crianças terminou porque uma arqueologia do passado trouxe a escola novamente ao corpo do povos.

Vamos treinar.

Treinar e treinar eram as palavras descobertas.

Acreditavam piamente que o mercado de carne humana reagiria se tivessem melhores lutadores.

Teriam tempo para melhorar o capital rotativo. 

Os que morressem na batalha seriam imediatamente substituídos.

Para isso um único investimento: escola.

E já que todos tinham filhos de segunda mão, não mais os primeiros. Sabiam que os segundos não eram muito de escola e os últimos, menos ainda. 

Ganhos futuros era o nome básico, o primário do conhecimento.

Mudaram os caminhos.

Vamos deixar que a seleção natural promova.

Era o mercado de ações ganhas antecipadamente.

A escola significa juntar uma coisa com outra, colar uma forma em uma fórmula, cortar caminho, e se adiantar. Fazer um rabicho, aumentar, acrescentar, esticar, expandir, crescer, desenvolver, ampliar, aprender, conhecer mais, inovar, e, por fim, bem longe de copiar, criar.

Mas. Mas, mas, mas. Enfim. Mas, mas.

Os pais voltaram para a escuridão hierárquica de onde surgiram, então, os últimos serão os primeiros em nunca chegarem lá.  

Assim surgiram outras paixões, modos diferentes de rir, chorar, vestir, cantar, tocar um instrumento. A vida criativa os faziam sempre renovados, impulsionados por um momento único, a própria existência.

Mas nunca deixaram de olhar com interesse um erro, um vacilo, qualquer coisa que não fosse matematicamente válido.

Estratégia de sobrevivência, fingir calma e bondade.

Era tudo distante, longe e distante e longe era tudo.

Os governos deixaram de investir na educação, ao menos deixaram de confundir prédios com educação. De treinar pessoas como se fossem educadores. A educação era outra coisa, aliás, segundo os terceiros, não era coisa alguma. De fato, não era coisa. Mas alguma forma de compartilhar. 

Por isso ler era divertido. Deixou de ser obrigação, dever. Matemática era uma filosofia aplicada ao nível da abstração, e nela havia algo a mais. 

O sentimento, um bem estar, alegria de ser tanto quanto um poema, uma fórmula que qualquer criança poderia entender que se fazia para o bem. 

Por fim, houve um tempo final. Uma mulher traiu o seu amado, quando o amado traia a sua amada mulher. Ms por vingança construíram cruzes e penduraram os filhos.

Todos acharam isso legal. Até mesmo o chefe da tribo lavou as mãos e o sovaco na frente de todos, dando a entender que era uma questão de eugenia, melhor dizendo, de higiene.

As raças não podiam se misturar, as pessoas teriam que cumprir os ditames da lei e continuarem juntas e felizes para sempre.

E deliberou-se, a mando de um antigo burocrata o sacrifício dos misturados, dos mestiços.

Levados à morte.

Era um jeito eficaz de dizer quem eram os bons e que não eram.

Dava certo. Esse é daquele país, o outro de outro. Dessa tribo, e de outra.

Um sujeito crucificado gritou antes de morrer: pensar o bem, falar o bem e fazer o bem.

Ele, um mestiço, apontaram.

Blasfêmia, gritaram.

Mas, vê que coisa, desde a sua morte, e em busca de retornarem a um tempo em que esse cara brincava, muita gente escreveu sobre ele. Por que foram estranhas aquelas palavras.

Um novo tércio?

Aqui fofoca caminhou desertos, mares, montanhas, e outros lugares jamais vistos.

Tentaram entender o que pensar, falar e fazer ou era o contrário?

Qual bem? Um carro, uma moto, uma roupa de Zarathustra?

Não deu outra. Rapidamente a escola exigiu que todos falassem aquelas palavras sem-sentido antes de começar o treino educativo. Era diferente, um tanto.

Todos juntos:

Bem pensar,

Falar bem pensado

Pensado o bem

Fazer o falado

E juntos diziam: Ao bem!

E imaginavam castelos de ouro, e a natureza inteira sob controle.

E como acontecia de vez em quando organizaram tribos de palavras:

Os bem por bem

O pensados do pensar

O falado feito

Fazer o pensar

Falar pensante

E os universais do super-bem falado e pensado

Essas eram as mais conhecidas, mas haviam outras e outras e mais outras.

As palavras cresceram, deram cria:

Base final, vieram as novas sete pragas que enfileiraram os homens nos uniformes de suas mesmices. Para perderem a consciência de existência festiva marcharam em um tempo que lhes daria resultado, a garantia de comida.

Pensar, descobrir um jeito de passar a perna adiante

Falar o que as pessoas querem ouvir escondendo o sentido e significado

Fazer, pegar para si o que é dos outros e compartilhar o alimento como um ritual de vantagens ganhas sabendo, frente a todos quem distribui o bem

Bem, a meta única e final.

Para identificar quem eram Pessoas de Bem, foi fácil, chamaram um design e cobriram os corpos dos Abençoados, os que estavam cheios de bens.

Era o meio mais fácil de alimentar os demais sem que ninguém ficasse chateado.

Roupas, coisas, trecos,  insígnias e brasões, bandeiras de seus bandos melhor mostravam quem eram os Abençoados.

Os espertos e os temerários.

Graças à escola eles possuíam aquela cara passada, concentrada e atenciosa, tinham o corpo parafusado nos seus interesses e vantagens.

Assim, sabia-se que aqueles de um lado eram de um continente, e outros de outro, e dentro dos continentes cada gente de um território, e de cada território cada qual em sua geografia, e comunidades, grupos, turmas, até a individualidade totalmente repartida.

No entanto, havia a comunidade das Pessoas de Bens, as que tinham para si toda liberdade, toda igualdade de bens gerais e eram entrei si, fraternos como irmãos do bem.

Nesse tempo, os negócios prosperavam, e então, para que ficasse mais forte ainda, qualquer pessoa tinha o mesmo jeito.

Andavam parecidos, falavam choramingando quando tratavam com pessoas das quais tinham interesse, ou olhavam para uma paisagem quando encarava os olhos uma das outras.

Desfilavam, jamais andavam.

Era a igualdade, a imitação quase perfeita de gente de bem.

Quanto mais conseguiam fazer favores, mais vantagens recebiam.

Cargos, cargos em comissão – antecipadamente avaliada e controlada -, era o único jeito de pessoas sem bens tornarem-se do bem.

Ela é do bem.

Era diferentes, na função, mas eram homogêneos no interesse.

Dava a maior pauleira, às vezes um e outro cupincha caía.

Outros meganhas se entortavam e morriam por suicídio direto de terceiro.

Sempre havia um Terceiro.

Nenhum contrato podia ser validado sem a assinatura do Terceiro.

 Dentro e fora pensavam como todos: iniciar, lutar, guerrear, brigar, terminar, eliminar.

 E retornando aos tempos mais antigos, os pais acabaram sacrificando seus próprios filhos como causa de todos aqueles acontecimentos.

A fé Universal veio.

Os universais criaram a Universidade para acalmar os espertos:

– Podiam tornarem-se ajudantes qualificados de pessoas de bens.

– Podiam explorar os que não tinham bem algum a pensar e falar.

– Podiam falar o quanto quisessem sem serem admoestados.

– Podiam fazer qualquer coisa conquanto realizasse um bem.

– Podiam isso e aquilo para o pensar, falar e fazer para as pessoas de bem.

E continuaram a beneficiar, isso é fazer o bem sem pensar:

Esconderam os rios sujos de sangue.

Cavaram e filtraram e pegaram água a um preço que favorecia o bem de todos.

Aliás o bem de todos era a praça, a rua, mas como ninguém sabia muito bem quem passava, então cobravam pedágio para ajudar o bem de todos a continuar bem de todos e nunca bem de qualquer um.

Mas um dia descobriram que encheram o mundo de caixas. Eles que haviam cortado os filhos da luz, do Sol e se fizeram promessa.

Prometeu, tem de cumprir.

Em cada uma delas um diabo vivia. Era o dia cortado, Dia de corte Abolo aquela bola de fogo, o sol que não entrava mais por fresta alguma.

Estavam todos presos em suas caixas de sete lados: em cima, embaixo, de frente, de trás, de um lado direito e de outro lado esquerdo, e em si mesmos.

O cubo mais o bicho dentro:  O Seis lunar mais um da terra seca, do deserto, o Sete.

Eram esses caixotes, lugares povoados. Buracos que chamavam sobras dos bens.

Sobrados, apartamentos porque era proibido casa – de juntar, de casar e ter filhos, quintal e jardim (muito caro).

Era proibido porque era dispendioso, e muita gente queria um lugar no mundo do bem.

Mais adiante, o bem era tanto, mas tanto que ninguém mais queria bem algum.

Então a lua, a gata, desceu do céu.

Agarrou o seu único bem, o demônio, o Sete que vivia entre tantos bens.

E o devorou com todo amor e paixão.

Desse em dia em diante o gato, Lua, teve sete faces, sete caras.

As Sete Vidas que deram ao gato garras e flexibilidade, olhos rápidos.

E uma corda imensa surgiu no horizonte feita do mais profundo roxo de sangue transformado:

E todos os dias, a humanidade via o sinal e lembrava:

Pensar o bem, falar o bem e fazer o bem.

Paisagem distante de perto demais

Desenhos em grafite, carvão e aquarelas de Fernando Augusto, artista.

Vi marcas sobre o papel shoel, riscos feitos durante o dia que parece noite, uma noite de entradas profundas. Há entre essas árvores ajuntadas portais de poucas passagens. Longe uma casa se acende em meio à flores, penso assim. O céu quase aparece como uma lava de refresco em duas cores nesses traços que organiza o que o barco perde, parece que se está balançando em um braco, numa pequena praia de desequilíbrio, em uma mesa cansada onde o artista devasta.

O que lhe pega, uma porrada de sentimentos que invade e se perde no porão do desnivelamento. Depois joga esses riscos morosos, uns brancos cálidos que parecem insistir, dizer outra vez, estou aqui, aqui desse lado.

Levaria para casa, mostraria que ainda sinto, que há amor em mim. Que apesar de saber que come bem a estupidez, tenho fome. Enfiaria nos olhos turbados de cotidiano, a todos que viessem para esse discurso. Daria a elas o que escondem no limo de suas cotidianas empreitadas vis. E não me importaria com suas tenazes, a mordida nos lábios de quem aperta os intestinos, a única e real produção sensível fruto da carne, trava da constipação de suas mentes.

Vejam, diria a essas entidades laminares, essa produção do acaso, esse encontro sublevado a qualquer proteção, está aqui o que não está, o que é e o que não existe mais.

Poria na parede e entraria nesses vão que a visão nos dá e oferece arrependimento.

E sou eu quem vê que o artista não se esconde, aparece ali meia sombra, meio borrado estribilho de uma música de vento conhecida, de areias levantadas de força de alma queimada. Fica o carvão, essa tinta que nem sei, e pequeno se vê o imenso. Uma parte é mesmo o todo. Depois, eu não me cansei em me cansar, pude me aproximar de um ritual de olhar e olhar.

O pacote que é a caixa que se desembulha na lágrima. Via por dentro o que acontecia no instate fora dessas imagens carregadas de luz. Voltei a ver as aquarelas, veio uma vontade de praia, de fogo no ar, de energia, não sei quê.

Tão difícil esses escorregadios molhes de brilho, essas misturas que se casam e querem se perder, e, bem sei que são encastelados, que no papel há essa árvore, essa dor que tem o que se usa e mancha e utiliza e ocupa.

Mas é a tristeza risonha, inteira de fibras que seguram essa química, esse irrisório que a cor bate na cara de quem olha.

detalhe

Meio que à toa, tudo vão nas almas vazias, imagino assim que me apego ao que me faz despender da última fímbria dessa árvore que sou também, desse rascunho humano que pede todos dias ser bom, ser melhor e me contentar com pouco que é tanto o mundo cheio que me deságuo.

Posso inventar que não vi. A sensação de que o perdido apareceu. O que vai ser eliminado manda avisar que as sombras ganharam vida e passeiam com os humanos. O lado obscuro achata qualquer variação, arrasa os volumes, esmaga a ordem das coisas, arranha o chão – onde andaria a vontade -, derruba as certezas com seu manto insólito.

A floresta acaba. Extirpada frente aos olhos. Lágrimas leitosas. Inteferências lácteas. Tudo contra a comedida narrativa de relatório, de ata. A alma manchada com a falta, buraco móvel de sentimentos arrestados na marca de passos engolidos pela supressão da luz, da emoção de viver.

Não sei desse cara, vejo apenas a incerteza, coisa correta é represa de amontoados, peso de rio abandonado, essas desenhos, essas escalavradas, essas onomatopéias de pássaros em algum lugar, o pouco de tudo.

Desordem arrumada, entalpia do que ganha a perda, o abandono, única certeza da beleza, a memória grudada nos rebordos dos suportes. Tanto descontentamento em mim que desejo ajuntar o que esqueço rápido.

E se repete o que ali não está repetidas vezes. Uma fornalha de escolas que se foram. E retoma outra maneira, um gesto de escritura que arranha o ar onde a paisagem fica.

Quero me distanciar, me esquecer dessas lembranças, mas elas moram comigo, e as encontro através da janela, daquele vidro, a sombra, a marca escura, e os vãos claros que se tingem não sei como, voltam em mim o lugar onde estive e nunca fui.

Atravesso o bosque aqui perto, as copas, ameaçadas pela feiura da máquina, e ninguém faz delas o que elas são de sonho e alegria, e é assim que revejo o esquecido e aglutino o passado presente, coisa de bem, paz de desenho que me aparece de relampejo para eu me inventar.

Se tivesse dito que anda por um lugar sem esse nome, caminhante de tantos espaços, rabiscos densamentos densos, e além disso, se diz que tem de onde veio em si, como um reconhecimento vivo. O artista Fernando Augusto deu em mim o que havia, faz tempo essa maranha que a política corta, e diz política (legra grande) sem lugar, sem onde estar e aonde partir o que aonde se vai.

Exposição:

A paisagem como Política

Artista:

Fernando Augusto

Galeria Ybakatu

Maio/2019

Preguiça

Outra vez a porta rangeu, pude ouvir da sala o que se dava na cozinha ao mesmo tempo revirava-me com aquelas frases:

“Os sonhos morrem amanhã” e respondi para a surda televisão “quem tem boca vai a Roma” e ao fluxo acudindo, um tanto inexperiente com essa vergonhosa máquina de publicidade, estúpida e de linguagem mecânica, sem alma e vazia de sentido.

É nesse momento em que me perco com Saadi, e rosas em um jardim, além disso a remexer os pés às escuras, digo que encontrei os chinelos que pertenceram ao meu avô, perdia-me nesse vai e vem com a flanela e graxa.

A noção dos tempos quando os polia em fins de semana tediosos, e, graças ao astuto dedão, os alcancei e os pus – o único par em sua duplicidade singular cujo sentido se perde no significado da pretensão de partir.

Disse-lhes: levam-me -, e elevei-me, ao solavanco devido a sorte de possuir o sofá antigo. Tem-se ao menos a vantagem da ergometria -, e a empunhar a bengala com aquele robusto encrostado de uma onça de prata, pronta a atacar.

E o que descobri faz poucos meses. Foi que a cabeça, muito bem feita aliás, é dobrável e esconde um isqueiro o do tipo lamparina.

E eu, eusinho, eu me levantei dessa forma. Fui amarrando o trágico cordão do albornoz – um roupão leve e quente com bolsos adequados onde guardo o cachimbo e aquelas cigarrilhas. Aquelas doçuras de fumo amarelado com ervas perfumadas, canela raspada que Clara enrola no lado inverso do marfim da caixa de fumo.

E, sabe-se bem, bem mesmo, que os filo. Ela sabe que vou arrastando alguns, na verdade aos punhados e os ponho como tesouro enterrado aos fundos do segundo bolso interno.

E posso dessa maneira chapinhar ao meu modo equilibrado de três pernas. Vou por aí, a conhecer afinal, que diabos se dá nessa casa. Segui nesse dia, entre apalpadelas cruzadas de um lado a outro da sala descoberta. Sei que um dia explico porque retirei o telhado da sala. Mas não dá, não tem jeito de abandonar o céu la fora. Já me disseram sobre Gulistão que alguém comeu nos dentes da leitura. Por causa da lua magra, da estrela dormida, de tudo que brilha, da manhã.

Mantendo-me ereto como um canivete corneta de cabo fino, nem nada demais, ele salta do bolso quando vou ao jardim depois da meia noite. Ia né, ia lá. De quando em quando. Ao me sentar no banco do caramanchão de Alá, arrasto a lâmina na pele da laranja. Descasco a pôr a volta ao mundo, rompendo o desenho da Via Láctea de casca dourada, penduro no arame de secar.

E a deixar ao vento para perfumar a minha ausência, um canivete que sai do bolso interno do colete em outros dias e mais noites incansáveis de estrelas na lâmina refletida. Tudo isso, sim senhor.

Digo que naquele momento, apenas para a função de equilíbrio e calma que deve ter quem possui um desses. Aço de primeira, o tipo clássico. É certo para quem descansa sob as bagagens do tempo.

Coisa fina, quase transparente com dois cravos e uma pequena alça de aço coberta. Nas duas faces em osso polido, a lâmina forjada na temperatura da verdade, adocicada por quem conhece. Perfeito, dobra bem.

Jamais tive necessidade de afiar na raspa da pedra ou raspar de riscar. Enfim, ele, sem porquês,  enlaçado a todos esses acontecimentos. Brilha em mim essa alma.

Lembro que cheguei na marcha lenta e a vi focinhando o lixo orgânico outra vez. Que preguiça!

Hora de ir para fora, e, para isso levar aquele pedaço de maçã enfiada no bolso, mas antes mexer na antena do roteador porque a coisa só anda se a estação conectar. É algo simplesmente. 

Mas é insuportável esse treco queimando cheio de barulhos irritantes. Como que pode alguém mexer naquilo. Que é isso? Diz de lá: É teclado.

E distante ouço. Feito instrumento de desafinar a alma de um sapo, e feito para pessoas sem piedade feito por impiedosos. Mas a sorte de ter uma bancada facilita esse processo de aporrinhação aos distantes e em distâncias. Melhor escrever, a cravar nada, amenamente para jogar ao ilusório às ilusões que realizo. E recomeça aquele trincar de ar.

O uso da ineficácia tem a besta competência de ser atividade e objetivo. Coisa mais burra construir sentidos. As panelas novas amassam, os dias longos são pouco demorados, ao empacar se põe na estupidez o arreio que a escola engraxa na botina didática.

Se diz, oi, tudo bem, e daí, o que vai fazer, que é o máximo da literatura da existência em sua prática fenomenal de conversar com o umbigo pedindo clemência ao outro que não se lhe ouve porque em dueto respondem em mesmas perguntas a indiferença de existirem.

É um desfiladeiro de nós. Corda enlaçada, amarração, despacho do mau uso. E sabe-se que nós é essa corda que une em um mesmo e latejante e pungente e sacana acordoamento de coração intangível. Aonde vão as palavras que não demoram em sentidos? Retém-se a um aceno de adeus. 

Como posso dizer: não vou ao quintal sem ao menos a merenda do jeito ceia. Não, e está acabado. 

Clara chega com o sol brotando dos pinheiros, atravessando com suas lâminas toda sombra, enfurecendo o ipê amarelo. A manhã de uma noite interminável torna-se clara. 

Entra na cozinha e dá um suspiro e depois começa o esporte de quebrar pratos, derrubar tigelas e lavar e varrer lavando e mexendo até se ouvir o estrondo fulgurante da porta rangedora. E a bater com os panos em tudo, e o desperto apito da leiteira que bordeja o leite, e aquele gosto de café que entra no ar e a fumaça que faz quando acende o vaso. Eu acendo vasos faz bom tempo, meu avô já o fazia. 

Põe a panela sobre o vaso de cerâmica e ceva um mate ou mesmo faz o café e aproveita para tirar as cascas secas e garantir o fogo da luminescência iluminada. 

Seu Nilo, seu Nilo. Soa senil, senil.

E se limpou os livros que trouxe da caixa. Era antiga; ficou contemporânea. Vou aonde interessa seguir os que tentam partir. Onde se beija o poste por crer ser o braço da luz. Esse pequeno baú de portas cegas e sem chave.

Marceneiro de encaixes e de tormentas, o tipo de sujeito de ofício demorado, custoso, vê-se nas reentrâncias a textura cuidada do acabamento. Sabe, taxas escondidas.

Havia nela algum tipo de cavilha que retirada por algum desajustado fez surgir aquele buraco que a atravessa. Passo por ali aquele magnífico ébano de bengala de serrilhas desgastada. Não fere os volumes, desce quase ao solo porque ponta as rodas que pude encaixar perfeitamente, – eram do carrinho de bebê de eixo retorcido -, os autores ficam dentro onde Pandora pôs o sétimo.

Enfio a alça da garrafa térmica, ela tem aquela coisa de lata imitando tecido axadrezado de tons vermelhos, azulados com aqueles traços finos que bloqueia o olhar e possui ainda a tampa de porcelana.

Meu pai que esteja jogando sinuca onde quer que esteja, e se diz: você é um velho, um velho, velho, ninguém escreve em parcimônia, economiza rapidez para nos enfiar em labirintos, isso é um saco.

O manacá há de florir, a aleluia também.

O caminho até o bosque onde posso esticar os costados no colchonete e ver um pedaço da lua faz demora do caminhar de cinqüenta e cinco passos e meio. Ao dia se ajunta algumas horas, úteis, de fato, e é isso que interessa. 

Faço a barba antes que ela grite. Mas já sei, sei tudo nessa minha idade, sei que Joelma está subindo no pé de jabuticaba. 

Ela não cai? Acho que ela vai cair. Senil!

É só pôr fruta no chão que desce. Soa estranho. Clara ri a dizer: O senhor é muito engraçado.

Às vezes se sacode lembrando trejeitos de Suzana. É uma ameaça, aponta os dedos e acompanha a mão. Ela vai dar aula ou está diante de um tribunal. Isto parece absolutamente. 

A preguiça cem-mil; ou sem nilo.

-Sal linho! Solinge!

Dá uma preguiça desgraçada responder.

http://cronicadaarte.blogspot.com.br
http://pedromoreiracuradoria.blogspot.com.br
http://abobledios.blogspot.com.br
http://cronicadacasa.blogspot.com.br
http://escrevoagora.blogspot.com.br
http://casasdoopedromoreira.blogspot.com.br
http://propedromoreira.blogspot.com.br

A casa que o lar abriga

A casa tem todo o lugar desde o caminho que a encontra, e aquele ainda que a deixa, – por onde for que se a leva.

Parece de um canto uma árvore forte de raízes verdadeiras cachoeiras, tão cheia de ramos, de galhos, folhas que esconde a nuvem que carrega aquela lua. 

O sinal de fumaça é lançado da montanha. 

Montamos em nossos cavalos. Lutamos contra os inimigos porque é meio dia, panela no fogo, barriga vazia.

Havia um balanço no jacarandá, o chão roxo no mundo que floriu.

O limoeiro azedou meus sonhos de quintal, queria um jirau, uma casa na árvore.

A lanterna de carbureto dançava no lago, o bagual ouriçava. Alguém chamava quando se caçava rã: vem jantar.

O jardim onde se deita é tão bom quanto pode ser a cama com aquelas molas. Não passam de trampolins para o teto.

No fogão iscas. No corredor se passeia de escovão de ferro.

No telhado tem um ninho de corruíra que não se acredita.

Embaixo da mesa da copa tem um ás de ouros. 

Debaixo do tapete da varanda um recado: levei as chaves.

Entre o braço e o assento do sofá tem um gibi.

Na janela do sótão o seu nome. Não conte, está no vidro.

Na tramela do portão, bem no encaixe e na parte debaixo uma figurinha premiada.

Há um caminho que vai para o rio, passa rente a horta, do lado da gabiroveira tem uma pedra e debaixo aquela carta que me deixou na escola, um dia antes que seus pais mudassem.

Frente a casa o jardim para os que passam. Um olhar distante dos que permanece. A memória dos que movem as ruas na sombra de seus traços a erguer sobre si os lambrequins da última geada, o céu na vidraça, os desenhos molhados, fincam as pedras do tempo a devorar os dedos de impossível esquecimento,  profundos a seguir caminhos.

A gente não esquece aquele dia, e daquela hora que a chuva marcou o céu na janela. Alguém chama e se vai atender, e gira os tacos, e no bater dos passos vai-se à cozinha, senta e lê aquela despedida naquela presença em tantas palavras de dor e de alegrias. Com as mãos dadas atrás da casa, o sapo quieto, o limoeiro perfumado.

Alguém à janela acena e se vai à escola a descer a ladeira do esquecimento. Um instante a mais, um raio e o ronco do carro de boi. Só um momento se pede antes que a corruíra saia do telhado, antes mesmo que se pergunte o que há debaixo daquela pedra, que, sabe-se bem, a carta antiga onde descreve de forma tão animada a sua tristeza, de que vai, que muda de cidade e carrega consigo os nossos dias inteiros de correria e saltos na cama de molas para alcançar o céu de estrela feito lâmpada, que mais não se pode beijar, e que deseja rever, mas leva embora, como o sol que se põe. 

A “pôr-se”, a deixar-se. Então, no salto peregrino que vai de horizonte inesquecível, imprescindível como a isca no fogão, a lanterna de carbureto, e, mais que nada mais.

A gente com a gente na casa da gente, gente se sente mesmo ausente. 

O sapo atrás da casa foi salvo do carro de boi.

O esconderijo é no porão, ninguém sabe que sei que todos sabem que faço desenho da sua cara, da lembrança, do que invento que seja, e do modo que imagino que poderia ser quando vê em mim a ler essas palavras.